Terminales sostienen planes a plazo para neutralizar crisis

Las terminales automotrices mantienen los planes de financiación sin cambios e incluso algunas instrumentaron bonificaciones especiales para afrontar la desaceleración de la actividad.
La política de las compañías fue confirmada a Comercio y Justicia por el titular de la Cámara de Comercio Automotor, Sebastián Parra, quien aseguró que, pese a la crisis, aún no se percibe un parate en la demanda de cero kilómetros.
“Las ventas se vienen desacelerando. Bajaron en agosto, repuntaron en septiembre y hasta ahora se mantienen a un ritmo razonable, pero también hay que recordar que los tres últimos meses del año siempre son los más austeros”, señaló Parra al tiempo que admitió “incertidumbre” para el corto plazo.

En ese marco, indicó que las terminales han mantenido los planes de financiación en cuotas fijas, sin interés. “Sólo hay un encarecimiento del crédito para el caso de las operaciones prendarias, pero diría que es un buen momento para comprar justamente por estas condiciones y en el marco de una crisis”, consideró.
Mientras tanto, la situación en las terminales con sede en Córdoba se mantuvo ayer sin cambios.
Al respecto, el titular del Smata, Omar Dragún, aseguró a este medio que por ahora sólo están vigentes los 300 despidos en Renault.
Dragún indicó que en las últimas horas se reunieron con el ministro de Industria, Comercio y Trabajo, Roberto Avalle.
“Estamos monitoreando la situación de manera permanente”, remarcó, y negó un pedido del gremio para instrumentar subsidios en caso de suspensiones, posibilidad que trascendió en las últimas horas.

Esperando el rebote

Mientras tanto, la merma en el nivel de actividad también alcanzó el sector del transporte de cargas.
Tras el prolongado conflicto con el sector agropecuario y la caída en los precios internacionales de las commodities, los camiones están “prácticamente parados”, según dijeron en la Federación Cordobesa de Transporte de Carga (Fecotac).
“La falta de carga porque los productores agropecuarios tienen todo acopiado en silos bolsas al no resultarles favorable el momento para vender, nos genera un parate total. En épocas normales, al Puerto de Rosario entraban 4.500 camiones por día. En estos momentos, si ingresan mil, son muchos”, indicó a este medio Pablo Trapani, titular de la Fecotac.
“Nuestra perspectiva de trabajo es recién para marzo o abril de 2009”, agregó.

En tanto, pese a la crisis que considera va a traer repercusiones “sociales muy grandes”, se mostró esperanzado y consideró que “todas las crisis abren grandes oportunidades”.
“Éste es el ámbito y el momento justo porque con esta caída del paradigma del neoliberalismo se ha visto que el mercado no regula todo sino que el Estado tiene que estar presente para ser el que fije y controle las reglas del juego”, concluyó el empresario del transporte de cargas.

Artículos destacados