Temor inflacionario motorizó compra de bienes durables

Las pocas expectativas de una devaluación del peso desincentiva el ahorro en dólares

Los  niveles relativamente altos de inflación en los primeros meses del año motorizaron la apuesta por productos de mayor duración, según un informe de la consultora Abeceb.

De acuerdo con el estudio, este dato, sumado a la venta de TV  LCD por la cercanía del mundial de fútbol, impulsaron la compra de electrodomésticos y artículos electrónicos.

Según los datos aportados por el Indec, el consumo  se estancó  en términos de montos gastados por los consumidores, no así en las cantidades vendidas, que en en los supermercados tuvieron una variación de 12,4% en el primer trimestre del año. Aunque para la consultora Abeceb dicha variación fue de 6,5%,  estuvo impulsada principalmente por los productos durables.

La razón de esta conducta radica, según el informe, en la expectativa de aumento del IPC  y en  las bajas expectativas devaluatorias. Esta situación incentiva que los consumidores no busquen ahorrar en dólares y vuelquen su dinero en productos de alta durabilidad, como los electrodomésticos y los televisores. Ayuda a ello la mayor oferta de financiamiento.

Los datos del Indec cubren los dos primeros meses de 2010, y para  marzo se espera que las cifras mantengan la tendencia registrada. De acuerdo con  los datos de Abeceb, el primer bimestre de 2010 cerró con un crecimiento de 7% para el total de los bienes.

En el análisis por rubro, el resultado mostró el significativo apalancamiento de las ventas por parte de los bienes durables. Mientras algunos rubros crecieron en forma moderada e incluso llegaron a caer, los productos durables tuvieron un incremento promedio de 23,4%.

Mejora de expectativas

Los componentes de la canasta básica experimentaron un freno en el cosumo. El capítulo de frutas y verduras apenas registró una suba de 0,5%, mientras que las bebidas lo hicieron 1,8%. Los lácteos variaron a un promedio de 0,7% y los alimentos preparados y de rotisería continuaron su tendencia a la baja y cayeron 5,4%. Por su parte, la carne alcanzó un promedio de variación negativa de 10% en los dos primeros meses del año.

Sin embargo, las previsiones del consumo para los próximos meses son de crecimiento. Más de la mitad de las empresas prevé para el segundo trimestre del año un ritmo estable en la demanda interna en comparación con el mismo período de 2009, mientras sólo 9,8% planea realizar nuevas inversiones productivas. Así surge de la encuesta industrial realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), que mide las expectativas de los empresarios, dada a conocer en el fin de semana.

Las empresas, en 58,4%, esperan un ritmo estable en la demanda interna, mientras que 28,1% cree que subirá y 13,5% pronostica una baja.

El sondeo indicó que 25,3% de las firmas continúa ejecutando inversiones iniciadas en períodos anteriores, en tanto que 9,8% prevé realizar nuevas durante el trimestre en curso y 64,9% no tiene previsto invertir.

El organismo ratificó, además, que la actividad industrial creció en marzo 11,1% en comparación con igual mes de 2009, impulsada por la siderurgia y la fabricación de automóviles, y cerró el primer trimestre con un repunte de 9 por ciento.

A diferencia de 2009, los consumidores no observan riesgos en cuanto a la estabilidad laboral, más allá de la incertidumbre reinante.

Artículos destacados