Tarjeta Naranja apuesta a fuerte crecimiento poscrisis

La Tarjeta Naranja comunicó a la Comsión Nacional de Valores, CNV, la compra del edificio ubicado en Humberto Primo, entre entre Sucre y Jujuy.
En el lugar funcionó hace un par de décadas una concesionaria de automotores de la marca Ford. El lugar, de grandes dimensiones, albergó toda la gama de automotores, incluyendo camiones, tractores y vehículos pesados.
Posteriormente el local se alquilaba para la realización de acontecimientos especiales. Ahora, la propiedad fue adquirida por la Tarjeta Naranja en una operación que mira al ordenamiento que tendrá el mercado después de la crisis.

La empresa propietaria de la tarjeta, hoy presente en casi todo el país con su producto tradicional, emite también los plásticos internacionales Visa, MasterCard y American Express. Con la compra del inmueble prepara la extensión de sus negocios con una apuesta de desarrollo para después de la crisis. En el adquirido predio de la ex Feigin, la tarjeta proyecta construir una nueva sede corporativa, donde se unificarán todas las oficinas de la empresa. La intención es conservar su sede central en Córdoba y descartar Buenos Aires, aun cuando se prevé un fuerte crecimiento del plástico a nivel nacional.
Tarjeta Naranja, creada en 1985 luego de operar como la firma Salto 96 SA, en la actualidad tiene 155 sucursales diseminadas en todo el país. El fuerte crecimiento se operó luego de una alianza estratégica con el Banco de Galicia.

Artículos destacados