Taller de Alta Gracia ganó licencia para reparar motores de aviación

La norteamericana Lycoming, que fabrica la mayor parte de los impulsores que equipan los aviones pequeños y medianos de los aeroclubes y taxis aéreos, entregó la autorización

La Compañía Central Aérea, CCA , uno de los escasos talleres aeronáuticos de reparación de aviones existentes en el país  autorizado por la Fuerza Aérea, avanzará en la preparación de motores.

CCA, firma de Alta Gracia e integrante del Cluster Aeronáutico de Córdoba, acaba de obtener licencia de la fábrica norteamericana Lycoming para reparar sus motores. Estos impulsores equipan el 85 por ciento de los aviones pequeños y medianos de la aviación. La cifra representa casi la totalidad de las máquinas que disponen los distintos aeroclubes  y empresas de aerotaxis existentes en el país.

Dedicada desde su fundación por un grupo de técnicos e ingenieros hace pocos años  al mantenimiento, pintado y reparación de aviones de pequeño porte,  la empresa CCA posee instalaciones de  dos mil metros cuadrados en el predio del aeródromo de Alta Gracia. También realiza periódicos cursos de pilotaje de aviones.

La empresa firmó recientemente un convenio que la convierte en el único taller oficial de Lycoming en el país y  el segundo en Latinoamérica para el mantenimiento y reparación de sus motores.  El reconocimiento se suma al dispensado por la Dirección Nacional de Aeronavegabilidad en 2007 para atender máquinas  de diversas  fábricas, como Cessna,  Aero Boero, Beechcraft y Piper, entre otras.  Para la firma, el  acuerdo le permitirá incrementar su  actividad, más inversiones y personal especializado.

CCA está también gestionando una autorización similar para sumar el mantenimento y repación de  la fábrica de helicópteros Eurocopter.

Polo aeronáutico

CCA y el grupo de empresas que conforman el Cluster Aeronáutico de Córdoba vienen bregando desde hace un tiempo por desarrollar en la provincia un  polo de desarrollo de la industria  de la aviación.  Al grupo lo forman hoy veintidós empresas que buscan un polo industrial orientado a la producción de partes y accesorios para aeronaves. Las firmas buscan recuperar una tradición en el sector que se gestó a partir del Área Material Córdoba,  AMC, la empresa Lockheed que le siguió  y ahora el traspaso al Estado de las instalaciones.

La mayor parte de estas firmas han trabajado como proveedoras de la estadounidense Lockheed Martin Aircraft, y ahora confían en un  fuerte desarrollo desde la nueva Area Material. Según el Cluster, el sector tiene un potencial para mantener en actividad   3.000 empleados. Para ello, los ejecutivos de las integrantes han participado en misiones comerciales de este sector y han observado de cerca el desarrollo de cluster europeos, como los de Francia y la región vasca de España, de vigoroso desarrollo industrial en las últimas décadas.

El cluster, creado en septiembre de 2008, apuntó a la producción de aeropartes con la reunión de  empresas calificadas y dotadas de maquinarias y experiencia. Firmas integrantes como Pistones Persan y Prodismo, tienen una vasta experiencia en componentes automotrices y desde hace un tiempo trabajan  para aeronaves en Brasil.  Justamente, el interés de la brasileña Embraer de intervenir en una asociación con el Area Material Córdoba podría brindar pie para  que también el proyecto alcance a las firmas de aeropartes, o de aviopartes, como se conoce también el sector.   En la actualidad, la planta AMC sólo realiza tareas de mantenimiento para los aviones del Estado y da empleo a más 1.000 personas.

Artículos destacados