Si no hay arreglo esta semana, podría dificultarse la provisión de combustible

Funcionarios del Ministerio de Planificación, directivos de las cámaras de expendedores de combustibles y representantes sindicales del sector se reunieron ayer para encontrar soluciones a los reclamos de los empresarios por una mayor rentabilidad, y de los trabajadores, por un aumento de salarios. El objetivo fue, además, evitar otro paro de estaciones de servicio.
Del encuentro con los funcionarios participaron dirigentes de la Federación de Empresarios de Combustibles (Fecra), de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (AESI) y del Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio.

Diversos dirigentes empresarios resaltaron ayer que la actual “es una semana de trabajo, sin ningún tipo de medidas de fuerza”. A través del trabajo en dos comisiones discutirán con el Gobierno las propuestas para los reclamos del sector. La próxima semana se reunirá la mesa multisectorial que integran empresarios y trabajadores para evaluar las respuestas oficiales y tomar una decisión.
El titular de la AESI, Manuel García, señaló que la multisectorial “mantiene el plan de lucha y la medida de fuerza que haya que tomar si el Gobierno no contempla las necesidades del sector”. Estimó también que, de fracasar las negociaciones, “habrá medidas muy duras como un paro de 48 horas y algún tipo de movilización hacia las plantas de despacho y las destilerías”.

Por su parte, el vicepresidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines, Raúl Castellanos, explicó: “Del precio que el consumidor paga por el combustible, sólo el 7% le queda a la estación de servicio. Y con eso no nos alcanza. Lo que estamos intentando conseguir es que ese margen aumente para cubrir los costos actuales, incluido el salarial”.

Artículos destacados