Renault paraliza producción de autos hasta este viernes

Un panorama con ribetes sombríos dominó ayer una reunión que sostuvieron en Córdoba el titular de la automotriz Renault y el secretario del sindicaro Smata, Omar Dragún.
En el encuentro, la terminal comunicó el cierre de la fábrica por tres días y la disminución de personal en 300 personas, provenientes del segmento de los contratados que suman 320.
Según informó el sindicato, se acordó que los trabajadores afectados sufrirán la suspensión de sus contratos, con la promesa de la recontratación cuando se normalice el mercado automotor, afectado por la crisis internacional.

Para la suspensión total por tres días, la empresa pagará el 70% de los salarios. En tanto, los contratados que quedan fuera recibirán la totalidad de los beneficios acordados, incluyendo 150 horas extras establecidas hasta fin de año. Según se indicó, los trabajadores contratados estaban adscriptos al programa exportador, el cual es hoy el principal afectado.
Según señaló la empresa, la paralización por tres días obedece a la necesidad de replantear el plan productivo, a la luz de la suspensión de las ventas externas a México y Brasil. Según indicó Dragún luego de la reunión, el sector sindical buscará un acuerdo nacional para mantener la estabilidad laboral por lo menos durante un año y medio, en atención a que la crisis mundial aún no se manifiesta con toda su crudeza.

Concesionarias

La Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina, Acara y el Smata finalizaron ayer el período de conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación sin arribar a un acuerdo.
El ministro Carlos Tomada presidió el encuentro que se prolongó por siete horas, donde el gremio rechazó la oferta de aumento salarial del 30%. La cartera laboral realizó una propuesta mejorada que en principio fue aceptada por Acara , “con el fin de preservar la paz social del sector y del país”, remarcó en un comunicado. Sin embargo, esta oferta no fue aceptada por el sindicato. Acara dijo que “a partir de ahora negociará exclusivamente sobre la inflación proyectada, por un período de doce meses”.
“La fórmula conciliadora fue ostensiblemente mayor al 30 por ciento por un año y lamentablemente el Smata, en un acto de irracionalidad e insensibilidad social, rechazó la propuesta ministerial”, cuestionó la entidad empresaria. En tanto, el secretario Gremial del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), Ricardo Pignanelli, cuestionó a las empresas que suspenden personal ante la crisis internacional, porque “tienen capacidad para aguantar un año y medio, sin problemas”.

Artículos destacados