Rasti combina sus bloques de encastre con tecnología y prepara una revolución lúdica

Lanzó una nueva unidad de negocios destinada a establecimientos educativos. Incluye kits con bloques y otros elementos que invitan a los alumnos a armar robots y objetos automatizados.
En un año, su crecimiento permitirá duplicar la facturación total de la compañía

Juguetes Rasti, la tradicional empresa argentina que fabrica bloques de plástico, entendió que para no perder vigencia debía aggiornarse para atender las demandas del mercado, donde la tecnología de vanguardia marca el norte.
Es así que desde hace más de siete años desarrolla una nueva unidad de negocios destinada a escuelas, basada en soluciones que invitan a los alumnos a incorporar -de manera lúdica- nociones de robótica, automatización, Internet de las Cosas e inteligencia artificial.
“El mundo cambió y van surgiendo mutaciones en donde las pymes debemos lograr flexibilidad para reconvertirnos en lo que el mercado necesita de nosotros; decidimos volver al segmento educativo con foco en el desarrollo de productos que generen una revolución lúdica dentro del aula”, dijo a Comercio y Justicia Gabriel Dimare, director Comercial de Juguetes Rasti.
La propuesta denominada Robótica Educativa para escuelas incluye kits compuestos por tradicionales piezas de Rasti, motores, minicomputadora inteligente basada en la plataforma arduino nano, engranajes, poleas, hélices y sensores de última generación, además de software y app de programación libre. Además, incluye capacitación inicial para los docentes y acompañamiento en el proceso de incorporación de los talleres en las escuelas.

“El kit permite armar lo que los chicos quieran, la casa inteligente, una escuela, un vehículo, algún objeto automatizado. El contenido propone el armado de ciertos desafíos para que los chicos aprendan a resolver una misión, pero depende también del docente el planteo para la resolución de distintos problemas”, resumió el directivo.
La propuesta está dirigida a todo tipo de escuelas y a todos los niveles, aunque la empresa ya se encuentra desarrollando proyectos específicos para cada uno OKi de kits de Robótica Educativa tanto para nivel primario como de IKO de Rasti para nivel inicial. A su vez, preparan una solución especial, con desarrollos de big data e inteligencia artificial, destinada principalmente para el nivel secundario.

Beneficios
Con la incorporación de estos talleres en las aulas, los niños comienzan a conocer desde temprana edad el mundo de la automatización, la inteligencia de datos, Internet de las Cosas, big data; que son las bases de procesos altamente demandados en el mundo industrial y laboral y con gran potencial de crecimiento. Además, la actividad en sí misma permite desplegar y fortalecer ciertas habilidades en el estudiante como el desarrollo de roles activos, el pensamiento lógico y computacional, la creatividad, el trabajo en equipo.
“También les sirve como propuesta enriquecedora a nivel comunicacional, se les proponen que se organicen, que designen roles, que haya constructores, líder de programación, etcétera”, dijo y agregó que son buenos disparadores para “aprender a pensar”.

El desarrollo de esta nueva línea para la educación comenzó hace siete años y está a cargo de un grupo multidisciplinario formado por profesionales pedagógicos, especialistas en robótica y educación. En febrero de este año se lanzó oficialmente y desde entonces más de 35 colegios de Capital Federal y provincia de Buenos Aires ya lo han implementado, lo que significa que más de 10 mil alumnos han sido beneficiados, según confirmó Dimare.
Hasta el momento el proyecto ha sido un éxito en tanto ya han cumplido 87% de penetración en las escuelas de acuerdo al objetivo planteado, en esto momentos la empresa avanza en la conformación de los asociados y distribuidores que tendrá a su cargo la comercialización y expansión del producto en el país.
“La idea es armar una comunidad Rasti en la que los usuarios y los docentes puedan intercambiar experiencias, es decir que sea abierto y compartido por todas las escuelas”, indicó.

Un lugar en el mapa
En la actualidad el área destinada a educación representa 20% del total de la facturación de la empresa y, en virtud de su crecimiento, la compañía espera duplicar la facturación total en un período de un año.
A diferencia de lo que se presupone, hace seis años la categoría de juguetes de encastre es la que más crece en el mundo, según indicó el directivo en función de estudios de consultoras privadas mundiales. “Se da como una contratendencia a la invasión de la pantalla cuando los padres buscan productos de este tipo, como un escudo para sacar a los chicos- aunque sea media hora- de la pantalla e invitarlo a pasar de un rol pasivo a un juego colaborativo”, entendió el directivo.

Ese comportamiento se refleja también en Argentina, donde sin embargo, se retrajo el mercado del juguete en relación a la demanda etaria. “ A partir de los ocho años los niños están dejando de pedir juguetes de regalo, y comienzan a pedir más objetos vinculados a la tecnología”, añadió.
Para contrarrestar esa tendencia y aprovechar la ola mundial, Rasti innova con juegos combinados, es decir, que obliga al niño a construir una estructura física con los bloques, pero a la que se le puede adherir algún elemento virtual a partir de una aplicación.
“Castillo de Fuego es un producto que propone una construcción física con personajes en realidad aumentada, que se logra a través de nodos inteligentes que se leen con una aplicación. De esta manera el niño no pierde contacto con el juego analógico”, explicó.

También hay otros productos que invitan a la construcción física de estructuras por medio de los bloques, y luego, a la incorporación de elementos en impresión 3D, gracias a la alianza que ha firmado la empresa con la plataforma Trimaker.
La empresa volvió a comenzar la fabricación de Rasti en Argentina en el año 2007, registrando un aumento de volumen de 180% hasta el año 2017, contra 33% que registró el mercado, según datos de la consultora Euromonitor.
La fábrica de Rasti pertenece a la familiar Dimare, su sede – de 9.000 m² – se encuentra en Lomas del Mirador, provincia de Buenos Aires, donde trabajan 74 personas. Además de Rasti, con sus líneas para niños pequeños (Rasti Junior) y más grandes, desarrolla otras marcas como Blocky, Bimbi, Flokys, Armatron, Crico, Blokoco y Piago.

Evento para escuelas de Córdoba

– Rasti presenta su propuesta de Robótica Educativa para escuelas mañana miércoles 24, a las 18, en la Universidad Siglo 21 de Nueva Córdoba
– El evento está dirigido a profesores de informática/TIC/coordinadores de áreas/directivos/representantes legales de escuelas de gestión pública y privada.

Oradores
– Marcos Martínez (Ingeniería en Software). Gerente de Tecnología y cofundador de Fligoo, una empresa que brinda servicios de machine learning y big data.
– Gabriel Ignacio Roberi. Subsecretario de Articulación y Control de Gestión de la Secretaria de Comunicaciones y Conectividad de la la Provincia de Córdoba
– Gastón Jeger. Desarrollador pedagógico y coach internacional en educación, miembro del equipo Rasti, presentará la propuesta pedagógica de esta herramienta de aprendizaje para niños.
– Gabriel Dimare. Director de Juguetes Rasti, presentará los antecedentes de los proyectos didácticos de Rasti desde la década de 70.
Al finalizar las presentaciones, se realizarán demostraciones interactivas de los nuevos Kits de Robótica Educativa de Rasti.
– Para inscripción en el evento: https://www.eventbrite.com.ar/e/rasti-innovacion-y-robotica-educativa-en-cordoba-registration-64670337721

Artículos destacados