Por leasing, Tagle duplicó venta especial de vehículos

Tagle es la primera concesionaria de Renault que incorporó el año pasado a su departamento de ventas especiales la modalidad de financiación por medio de leasing.

La decisión fue un acierto. La herramienta que “puede llegar a superar la venta convencional” coloca actualmente 25 automóviles por mes y proyecta duplicar ese número este año, según anticipa a Comercio y Justicia el gerente comercial de la marca, Roberto Aguavita.

En julio del año pasado la firma cordobesa integró la propuesta de leasing al departamento de ventas especiales, que se aboca a financiaciones y precios de fábrica. Con la puesta en marcha de esta iniciativa, el departamento logró duplicar la cantidad de contratos por mes. En 2009, esta división de Tagle vendía 20 vehículos; este año coloca más de 50, de los cuales más de la mitad resultan de esta negociación.

El producto está destinado a personas físicas responsables inscriptas y personas jurídicas. La gran mayoría de los tomadores son empresas que adquieren utilitarios como capital de trabajo. Tienen gran salida las Kangoo Express, para carga y pasajeros, las Kangoo Break y los Renault Master, según precisa Aquavita.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

El leasing es una herramienta que posee innumerables ventajas económicas y financieras que, sumadas a los beneficios ofrecidos por Renault de la mano de Tagle, se potencian. El producto es financiado directamente por RCI (Renault Crédit Internacional), la entidad financiera de Renault. “El privilegio de gestionar un préstamo en la misma empresa es el ahorro de tiempo por la agilidad del trámite y las tasas preferenciales”, señala el gerente comercial. Contra tasas anuales que en el mercados oscilan en 22% y 23%, Renault propone cifras de entre 17% y 18%.

Otra de los beneficios es que la entidad financia 100% del valor del vehículo, en plazos que van desde los 12, 24, 36 y hasta 48 meses.

Entre las conveniencias generales de utilizar este sistema, la mejora impositiva es contundente, ya que las cuotas del contrato son deducibles del impuesto a las ganancias. Esto implica una deducción impositiva más acelerada que la amortización del bien, en caso de que se adquiera mediante otra alternativa.

Otra regalía financiera es que el tomador de esta modalidad puede diferir el pago del IVA (ya que lo abona con cada cuota) y mejorar sus índices de endeudamiento y liquidez.

Con todo, los pronósticos para este año son prometedores.“Si las empresas comienzan a conocer los numerosos beneficios de esta herramienta, a trabajar en equipo y a tener la carpeta en orden(por los menos contar con dos balances y tres años de antigüedad en el rubro), el crecimiento de esta modalidad no tiene techo”, asegura el gerente comercial.

Artículos destacados