Polos de desarrollo inmobiliario: corredor Canning – San Vicente

El corredor Canning-San Vicente, ubicado sobre la ruta 16 en Buenos Aires, es uno de esos típicos casos en los que los desarrollos inmobiliarios le dan un “empujón” a una determinada zona. Aquí, más de 30 countries y barrios cerrados lograron revitalizar la región sur de la metrópolis, tradicionalmente superada por la zona norte, bastante más consolidada desde el punto de vista del real estate.

Ahora bien, ¿cómo fue que se formó este polo de desarrollo inmobiliario? La clave está en el sentido de la oportunidad. Cuando en la zona norte ya no quedaban tierras, los inversores buscaron otras oportunidades en la región sur, donde las parcelas eran vastas y los precios resultaban tentadores y considerablemente menores.

Una de las empresas que más desarrolla en la zona (particularmente clubes de campo y barrios cerrados) es Toribio Achával. La comercialización de productos inmobiliarios en la zona se presenta bajo el esquema de Inversiones al Costo (INCO), que ayuda a financiar importantes desarrollos convocando a los inversores al inicio de los proyectos.

“Para los inversores históricamente adversos al riesgo, el ladrillo sigue siendo la mejor opción. Y para los más propensos, el fideicomiso al costo aparece como una alternativa interesante ante la baja performance de los mercados financieros”, explica Martín Boquete, responsable de la compañía.

Otro de los puntos favorables de esta zona –muy valorado a la hora de elegir una residencia- tiene que ver con la accesibilidad. El corredor rodea las autopistas Ricchieri y Buenos Aires-La Plata, rápidas vías de llegada a Capital Federal. Mientras tanto, en el interior del corredor el panorama es variado y hay para todos los gustos: hay urbanizaciones de descanso o de fines de semana, casas en countries de residencia permanente, fideicomisos al costo y también chacras urbanas.

Artículos destacados