Planteo de inmobiliarios al Gobierno nacional

Juan Carlos López, Jorge Capitanich y Javier Grandinetti.

La Federación Inmobiliaria de la República Argentina mantuvo una reunión con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Solicitó optimización del ProCreAr y reducciones impositivas. El reporte será en 20 días.

El jefe de Gabinete Nacional, JorgeCapitanich, recibió la semana pasada en la Casa Rosada a la delegación de la Federación Inmobiliaria de la República Argentina (FIRA), representada por su presidente, Javier Grandinetti, de Rosario, y por su vicepresidente, el cordobés Juan Carlos López, miembro del Colegio Profesional de Corredores Públicos Inmobiliarios de la Provincia de Córdoba (CPCPI).

Los representantes del sector inmobiliario plantearon una serie de temas pertinentes al sector, sobre los que el jefe de Gabinete se mostró muy “predispuesto” a analizar y responder.

“Junto a los demás representantes de la FIRA, en un reunión que duró más de una hora, Capitanich se mostró muy informado acerca de la situación particular de cada provincia y se comprometió a conceder dentro de 20 días una reunión con el fin de dar respuesta a los puntos planteados”, según adelantó a Comercio y Justicia Juan Carlos López.

Entre los tópicos elevados, la FIRA solicitó su incorporación a la cadena de valor de la industria de la construcción como único representante nacional del sector de la comercialización. “Queremos ser parte referente a nivel nacional en cuanto a la información que se desprenda en el seno de la construcción, buscamos ser parte de las reuniones en torno a la industria de la construcción”, apuntó López.

También se analizó el plan hipotecario ProCreAr, sus resultados, sus posibilidades, al tiempo que se solicitaron algunos cambios para mejorar su operatividad. “Se debatió sobre la instrumentación del plan, los plazos de efectivización, la colaboración de los municipios locales que posibiliten fraccionamientos y la escasez de tierras con aptitudes”, apuntó el inmobiliario, quien indicó que el Gobierno mostró un claro interés en seguir impulsando el plan.

Uno de los pedidos puntuales fue achicar a 45 días el plazo que trascurre entre la aprobación del crédito y la acreditación del dinero. “Sucede que desde que se aprueba el crédito hasta que se entrega el dinero pasan más de cuatro meses, y en ese lapso los precios de las tierran suben por inflanción, lo que en muchas ocasiones imposibilita al beneficiario efectivizar la compra”, explicó el cordobés.

Beneficios impositivos
En relación con el déficit habitacional y la necesidad de viviendas en todo el país, tema de gran sensibilidad social, el jefe de Gabinete se dispuso a evaluar la propuesta de FIRA para la actualización y nueva reglamentación del capítulo III de la ley 23091, que solicita una exención impositiva para aquellos desarrollistas que construyan viviendas para la locación.

Los especialistas informaron a Capitanich la situación de mercado de las provincias y las necesidades y escenarios de cada región, en busca de consensuar acciones comunes que ayuden a mejorar la situación actual del mercado. “Una de las preocupaciones más candentes es en relación con la desocupación en el segmento comercial y los problemas que los comerciantes están teniendo a la hora de llevar adelante sus actividades. Impacta en demasía, no tanto la suba del alquiler por inflación porque sus precios se mantienen estables (por la misma situación), sino los costos de mantenimiento y la presión impositiva”, explicó López. Al respecto, el pedido al Gobierno se surge ante una posibilidad de análisis en materia de cargas impositivas, según entendió el miembro del CPCPI.

Un tema que no escapó en la minuta, fue la poca incidencia en las operaciones que ha tenido la propuesta de los Cedin. “Se analizaron los resultados, críticas y sus posibilidades de potenciarlo en busca de captar inversores que adhieran al instrumento”, aclaró.

Específicamente, se planteó la posibilidad de ajustar su operatoria a la moneda local, pesos, con vistas a captar a todos aquellos “que fuera del circuito formal trasladan sus ganancias a otros países”, aseguró López.

Por otra lado, “se se solicitó que se analicen temas como la presión fiscal y la fuerte presión de los distintos entes, como AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) y UIF (Unidad de Información Financiera), que impactan en un momento difícil del sector, ante la gran cantidad de requisitos formales que están exigiendo”, añadió.

Ponderó el rol de los inmobiliarios después de la crisis de 2001/02, y el gran aporte del sector a la estrategia llevada adelante en su momento por el Gobierno nacional.

Artículos destacados