Planes de Arsat fuerzan derrumbe de los precios de Internet mayorista

Ofrecerá tarifa plana en todo el país a un precio menor de 20 dólares el mega, cuando hoy se paga hasta 250 dólares -según el lugar del país-. Las telefónicas y los grandes proveedores salen perjudicados pero las familias deberían pagar menos. Por jdepascuale@comercioyjusticia.info

Las acciones de interconexión e iluminación de miles de kilómetros de fibra óptica que la empresa estatal Arsat fue desplegando por todo el país en los últimos años, así como los planes de expansión del tendido de la red troncal, permitirán bajar en algunos casos hasta 90 por ciento los costos que pagan por el transporte de datos cooperativas, pymes y otros proveedores minoristas del servicio en el interior del país.
Lo confirmó a Comercio y Justicia el cordobés Rodrigo de Loredo, presidente de Arsat, empresa que viene de presentar hace dos semanas un ambicioso Plan Federal de Internet que promete conectar 1.200 pueblos y localidades del país hasta hoy sin acceso a Internet de calidad, por carecer de conexión a la fibra óptica.
El objetivo de la empresa estatal es forzar una baja del precio del mega que pagan empresas, cableras y cooperativas. En la actualidad, esas firmas llegan a abonar hasta 250 dólares el mega, en algunos casos, y la intención oficial es reducirlo a 20 dólares en promedio con la idea de que esa reducción beneficie también a los usuarios finales de servicios de Internet.

De 250 a 20
“Más caros son los megas mayoristas, más caro y lento es el servicio que llega a cada ciudadano por medio de la cooperativa, la empresa de Internet o la cablera. El precio del mega llega en algunos casos a 250 dólares, así sucede en localidades como San Genaro; en Santa María de Catamarca 120 dólares o en Sunchales 180 dólares.
En el caso de Arsat, el promedio del mega estará en 20 dólares, de esta forma se podrá acceder a mucha más velocidad por menor costo. Éstos son dos de los principales efectos concretos del Plan: Arsat va a brindar servicio dentro de los pueblos y las cooperativas, cableras y empresas de Internet podrán conectarse a menor costo y con más velocidad para dar mejor servicio a los argentinos”, aseguró De Loredo.
Es la razón por la cual Arsat trabaja en la “iluminación” de la Red Federal de Fibra Óptica ejecutada por los gobiernos anteriores, que llega a 32.000 kilómetros pero que sólo brindaba servicio en 6.500 kilómetros de extensión. “En tres meses sumamos 8 mil kilómetros más y nos proponemos en dos años completar los 32 mil kilómetros. El mayor desafío será ingresar al interior de cada pueblo con un servicio de alta calidad que disminuya los costos y elimine las barreras de ingreso a Internet efectivamente”, precisó el cordobés De Loredo.

Nueva ecuación
Y la realidad de los proveedores avala estas afirmaciones: la conexión de una red pyme o coperativa a Arsat cambia abruptamente su ecuación de negocios, en muchos casos deja de tener un proveedor monopólico, adquiere uno de calidad y envergadura con tarifas sustancialmente menores e inmediatamente renegocia cantidad y precio con su proveedor habitual, en la mayoría de los casos Telefónica o Telecom.
“Tomamos la decisión de ofrecerles a todas estas organizaciones del interior del país una tarifa plana. Esté donde estuviere, pagará 18 ó 20 dólares el mega. Y ofrecemos los megas que necesite”, afirma el titular de Arsat. “Si firmamos por mil megas con Arsat, vamos a renegociar con Telecom con precios a la baja”, confirman Nodosud, entidad que nuclea cooperativas de Córdoba y Santa Fe, que está realizando los trabajos de interconexión de sus mil kilómetros de fibra óptica regional con la red federal.

BNA covid hay que cuidarse

Más internet
Amplía el PBI en 50 mil millones de dólares

A noviembre del año pasado, Argentina tenía un total de casi 35 millones de habitantes con acceso a Internet, según el Internet World Stats, es decir una penetración de más de 80% (relación entre personas con acceso y total de habitantes). Sin embargo, en gran parte del territorio nacional esa Internet es de mala calidad y cara. Mientras en todo el país el promedio de servicio por hogar es de 3 megas, en el interior profundo es de menos de 1 mega, con muchos casos de 0,5 mega.
Tal como los ferrocarriles en el siglo XIX o los teléfonos en el XX, las redes troncales de Internet se construyeron para este siglo desde la metrópoli hacia las principales ciudades del interior, relegando los territorios más alejados de Buenos Aires. Es lo que el Plan Federal de Internet busca solucionar: que sea federal, que sea justo.

Pero además, tiene un beneficio adicional: permitirá acrecentar el desarrollo de esas regiones, fortalecer las economías regionales, multiplicar los negocios. Según las Naciones Unidas, cada diez puntos que crece la penetración de Internet, aumenta el producto interno bruto (PIB) de un país 3,5 puntos. Para Argentina, acercarse a la universalización del servicio (95 por ciento de penetración) puede significarle un impacto en su economía de 50 mil millones de dólares.

Artículos destacados