Pinturerías bregan por suba en el consumo del material

Desde que se creó el año pasado la Cámara Argentina de Pinturerías, las cadenas referentes y distribuidoras del material en el país avanzan en la creación de un plan de acción para aumentar el consumo de pintura por habitante.
Según el director de Pinturerías Szumik, Gustavo Szumik, el consumo de pintura en el país es bajo. “Se gastan cuatro litros por persona por año, cuando lo ideal, según la cantidad de habitantes es el doble”, precisó el directivo a Comercio y Justicia.

El especialista señaló que el comportamiento del argentino deriva de una cuestión cultural. “La gente no mantiene la pintura de sus hogares y tienen una percepción errónea de que es cara”, señaló el directivo.
El precio del material, recién este año, ha alcanzado el mismo valor que tenía antes de la devaluación en el 2001, según añadió Szumik. Por otra parte, la inflación anual ronda el 15 por ciento, a diferencia del resto de los materiales de construcción que se incrementan en más de un 20%.
En otro sentido, observó que las estructuras grandes como instituciones, colegios, edificios históricos, entre otros tampoco tienen el hábito de mantener la fachada. Según el especialista, la renovación de la pintura externa se debería realizar cada tres años.

Con todo, la filial cordobesa de la entidad creada recientemente, comenzó a delinear una campaña de difusión y concientización en la que trabajarán en forma conjunta con medios, municipios y entidades. Entre otras acciones, pintarán edificios en diversas localidades del interior.
El mercado del material en Córdoba se encuentra atomizado. Los principales competidores de Szumik, en la categoría de cadenas de distribución, son Garín, Losio, Pintecord y Nelson. Además de estos referentes, también juegan los comercios que tienen dos o tres bocas y las fábricas de pinturas locales, que comercializan la mercadería en forma directa.
Según Szumik, este último sector coloca en forma directa el material en las obras de construcción, con lo cual, el auge del sector no repercute en las ventas de las distribuidoras de marcas.

En expansión

Para ganar presencia en el mercado, Szumik continúa con su plan de instalación de locales en la ciudad. El pasado lunes abrió una segunda boca en el Cerro de las Rosas sobre Rafael Núñez 4300.
Con 16 sucursales en la ciudad, la empresa con 30 años de trayectoria, planea seguir sumando centros de atención en zonas donde no tiene presencia. La firma evalúa posicionarse en las principales arterias de la ciudad donde no actúa, como Ruta 9 y Vélez Sársfield al 4500. “Antes de fin de año, seguramente abriremos la boca número 17”, estimó el directivo.

Las aperturas se realizan bajo un mismo criterio de diseño en cuanto a iluminación, mobiliario y dimensiones, cuyas dimensiones mínimas ascienden a 90 m2.
“Entre reacondicionamiento del local, mercadería y estructura requieren una inversión mínima de 200 mil pesos”, aseguró Szumik.

Artículos destacados