Nobracks abre franquicias de producción en América

Nobracks!. Invisibles y estéticos.

El proyecto cordobés que nació para reemplazar los brackets por dispositivos invisibles no se detiene. Inaugurará dos centros de venta en el país y cuatro franquicias de producción en Perú, México, Colombia y Chile.

Vertiginoso es el crecimiento de Nobracks, empresa montada por el ingeniero Mario Barra, de Vates, y el odontólogo Diego Uribe Echevarría, que fabrica dispositivos de resina invisibles (en reempazo de los brackets) en función de las instrucciones que expide un software desarrollado íntegramente por profesionales locales.

Es que a tan sólo ocho meses de la apertura de su sede en el Cerro de las Rosas, ya cuentan con una red de 150 odontólogos que utilizarán estos tratamientos para sus pacientes, las próximas aperturas de dos franquicias de ventas en el país y el proyecto de inaugurar cuatro centros de producción franquiciados en Perú, México, Colombia y Chile.

Así lo confirmó a Comercio y Justicia unos de sus socios, Mario Barra, quien se mostró sorprendido por el alto grado de aceptación de la propuesta. “En 10 ó 15 días más abriremos nuestra primera franquicia en Nueva Córdoba y en Concordia (Entre Ríos)”, dijo, y estimó que la inversión para su puesta en marcha oscila de entre $100 mil y $200 mil.

Por el tipo de negocio, generalmente es un ortodoncista el que invierte, quien, en la mayoría de los casos, cuenta de manera anticipada con el instrumental básico y necesario para efectuar sus tratamientos. Según los equipamientos existentes o no, será la inversión del franquiciado, según explicó Barra. En estos casos, los profesionales pueden continuar con sus tratamientos tradicionales, pero a la hora de iniciar un proceso de ortodoncia invisible, está obligado a utilizar Nobracks. Asimismo, su consultorio “se vestirá” con la imágen de la marca.

El tratamiento se iniciará en cada una de estas sucursales, mientras que la impresión final de la ortodoncia y sus progresivos ajustes se concretarán en el centro de producción instalado en la avenida Rafael Núñez 4243.

Por otra parte, con vistas a la expansión la empresa ya inició contactos con Perú, México, Colombia y Chile para abrir en el segundo semestre del año franquicias de producción.

“A lo largo de este período nos dimos cuenta de que los traslados y la cuestión logística iba a ser un impedimento para exportar nuestros servicios. Nos contactamos con futuros socios en aquellos países para descentralizar la producción”, apuntó Barra.

Estas franquicias se encargarán de elaborar los productos del tratamiento. “Es decir, contarán con la impresora 3D, con el escáner y con la tecnología necesaria para la fabricación completa del kit, pero los ajustes y el seguimiento a cargo del software continuará realizándose desde Córdoba”, explicó Barra. Para estos casos, la inversión de los franquiciados es mucho mayor, supera US$100 mil, según apuntó el presidente de Vates, Ingeniería de Software.

Con todo, las expectativas de crecimiento son exponenciales. El objetivo para el año que viene es penetrar en toda Latinoamérica y desembarcar en España, así como también concentrar una red de más de dos mil ortodoncistas entre todos los países.

Como se recordará, esta iniciativa nació a partir de un proyecto presentado y seleccionado por Empre-Cor, consorcio de cooperación conformado por InnovosGroup; Unidad de Vinculación Tecnológica Córdoba (Uvitec); Fundación para la Incubación de Empresas (FIDE) y la Bolsa de Comercio de Córdoba, que fue seleccionado por el Programa Nacional de Impulso a las Empresas de Base Tecnológica (EBT) para desempeñarse como facilitador de flujo de proyectos. Su puesta en marcha demandó una inversión inicial de $4 millones, la mitad erogada por la misma empresa y el resto aportado por el fondo estatal.

Artículos destacados