Miami después de la crisis: precios, créditos y revalorización de inmuebles

Desde 2006, Miami se convirtió en una oportunidad de negocios de real estate, que va mucho más allá de la excelente calidad de sus emprendimientos inmobiliarios y del marco natural de aguas cristalinas y playas doradas que lo rodea.

De hecho, desde la crisis hipotecaria los precios de las propiedades cayeron entre 50 y 70 por ciento con respecto a su valor normal. En pocas palabras, hoy puede adquirirse un departamento en Florida, frente al mar, por costos similares a los de Córdoba o Buenos Aires, con el plus de que -tal como explica Marcelo Wolff, de Resma LLC- “Miami es un destino internacional y tiene la talla de ciudades como Nueva York o capitales europeas como París, donde el valor del metro cuadrado ronda 12.000 dólares”.

“Aquí los precios se mantuvieron durante los últimos 12 meses, no existen remates, y los bancos comenzaron a otorgar créditos hipotecarios aptos para extranjeros, a 30 años con tasas entre cuatro y cinto por ciento, fijas y sin costo de precancelación”, explicó Virginia Di Salvo, de Fortune Internacional. En este contexto, los inversores no dejan de tentarse con propiedades premium que se revalorizan en el corto plazo.

Rangos de precios. Según explica Virginia Di Salvo, existe una amplia diferencia de precios entre el sector subprime y el sector premium. “Mientras que en el primero se encuentran propiedades desde US$ 70 mil, en el segundo parten de  US$ 160 mil dólares en edificios de lujo. Esto es 50 por ciento del valor precrisis”.

En cuanto a las zonas, Marcelo Wolff aclara que existen algunas con mayor cotización, como Brickell y Downtown, donde los departamentos parten en US$ 150 mil. En tanto, Aventura, Sunny Isles y Hollywood  tienen niveles de precios intermedios, que parten desde US$ 125 mil. Y por último, los condominios en Hollywood, Plantation, West Palm Beach, Sunrise y Miami Lakes, “con alta tasa de demanda y bien localizados cotizan desde US$ 50 mil”, agrega el empresario.

Los argentinos aprovechan. Los inversores locales están atentos a este tipo de oportunidades de asegurar sus activos en los ladrillos. De hecho, María Torino, de Tomás Grondona y Asociados, cuenta que los argentinos “han visto la oportunidad apenas apareció y hasta ahora compraron incansablemente”. Según explica la ejecutiva, el perfil del cliente es variado: “Hay gente que compra que nunca fue a Miami y no tiene visa, pero confía en el mercado norteamericano y aprovecha la oportunidad; también hay otros inversores que conocen y no dudan en pensar que el mercado se va a recuperar y que los precios comparados con los de Argentina son excelentes”.

Más información en Elinmobiliario

Artículos destacados