Mastellone reconoce tratativas para la venta de La Serenísima a Danone

En un indicio más de la crisis económica que afecta la cadena del sector lácteo, Mastellone Hermanos anunció ayer en una nota a la Bolsa de Comercio porteña que lleva adelante conversaciones con Danone.
La empresa propietaria de La Serenísima reconoció que analiza diferentes “alternativas de negocios” con la compañía francesa, pero aclaró que no se llegó a ningún acuerdo. Rodolfo González, responsable de Relaciones con el Mercado, se refirió a notas periodísticas que consignan la posibilidad de que la firma francesa adquiera la láctea La Serenísima.

González aclaró que “existe un diálogo fluido y constante entre las dos empresas”, en el que se analizan diferentes estrategias de negocios; pero aclaró que “no existe ningún acuerdo al respecto”.
Danone y Mastellone Hermanos mantienen una fuerte relación comercial. En 1996 Mastellone selló un joint venture con la francesa para la producción, comercialización y distribución de yogures y postres con la marca La Serenísima. Danone, por su parte, empezó a adquirir la materia prima a Mastellone. En diciembre pasado Danone prestó a La Serenísima 8,4 millones de dólares para cancelar intereses de deuda.

Por esa acción y otras similares, el mercado del sector lácteo comenzó a considerar la posibilidad que Danone terminara por controlar la firma de Mastellone, rumor que se acrecentó en los últimos días.
La firma controlada por Mastellone facturó 2.300 millones de pesos en 2008, pero por tercer año consecutivo cerró con pérdidas y terminó el ejercicio con un rojo de 140 millones. Su deuda en dólares ronda los 230 millones. Según fuentes de la industria, el consumo per cápita en el país, que antes de la actual crisis era cercano a los 200 litros por año, bajó después de 2001 a 160 litros.

CRISIS

Según informes del sector, pese a caer el consumo de leche en el país, sigue alto en relación a los 110-120 litros per cápita de la mayoría de los países de Latinoamérica.

Sin embargo, en Argentina el consumo se nutre con quesos y yogures baratos, a diferencia de lo que ocurre en otros países donde se ingieren lácteos de mayor valor agregado.

El Gobierno nacional prefiere un socio local

La Mesa de Enlace -que prepara un paro nacional- y fuentes del sector consideran que la política oficial de control de precios sobre productos lácteos afectó la producción de leche y causó el cierre masivo de tambos.
Sin embargo, trascendidos indican que el propio Gobierno estaría buscando una operación entre privados nacionales para evitar que la empresa, que controla 70 por ciento del mercado de leche fluida de Capital Federal y el Gran Buenos Aires, quede en manos extranj

Artículos destacados