La permanencia, clave del éxito de las campañas web

El hecho de persistir en los medios, mantener el contacto del público con la empresa y continuar vigente en la casilla de mail, genera confianza en los seguidores de una marca.

Al momento de diseñar una campaña en Internet, además de analizar variables esenciales como el tráfico por hora y por día, la calidad del segmento objetivo, el costo por contacto y por clic y el potencial de viralización, es fundamental reparar en “la permanencia” y así obtener los resultados requeridos.

“Si bien Internet, que amenaza seriamente en dejar atrás a los canales tradicionales, presenta nuevas herramientas, estilos de abordaje y comunicación con el cliente, en otras palabras, nuevas formas de interactuar con el segmento objetivo y por ende novedosas maneras de presentar y dar valor agregado a una marca; hay cuestiones que nunca cambiarán y que son intrínsecas al ser humano, como la confianza que la permanencia de las empresas genera en las personas”, explicó a Comercio y Justicia Luciano Testoni, socio gerente del Grupo Indesa.

El columnista del newsletter Trendigital.net dijo: “Muy pocas veces el responsable comercial de una campaña se detiene a cuantificar el valor que tiene para su empresa el hecho de ‘permanecer’ en los medios, de que su público esté en contacto seguido con su marca y de que la vea vigente y en medios prestigiosos o directamente en su casilla de mail”.

“Saber permanecer no significa bombardear ni estar por estar,  implica un estudio exhaustivo del cliente, sus preferencias, conocer cómo se ‘conecta’ con la empresa, cuál es su horario preferido para escucharlo y qué medios o webs ‘consume’ para saber abordarlo. Permanecer, en este sentido, significa maximizar la inversión publicitaria para estar en los canales correctos, a la hora exacta y con el mensaje indicado”, concluyó.

A la hora de diseñar una campaña en Internet, el responsable hace un proceso similar al de una campaña tradicional: determinar su objetivo, definir su presupuesto, armar el mix de medios, la  creatividad, la programación, la ejecución y, por último, el control para saber si todo funcionó como se planificó. Pero, según los referentes en el tema, es fundamental la permanencia y los beneficios que esta variable trae aparejados.

Entre ellos, el especialista menciona las siguientes ventajas:
– Top of mind (estar en la cabeza).  A veces no es tan importante una nueva promo o un lanzamiento. El simple hecho de estar va a significar que el cliente siga teniendo en cuenta a la marca, lo cual se construye con el tiempo y la persistencia.

-SEO (Optimización de motor de búsqueda, por su sigla en inglés). Google, como todos los buscadores, se basa en la cantidad de páginas en la que su marca aparece, la cantidad de hipervínculos a su web, notas en otros medios, comentarios en foros, etcétera. Mientras más aparezca su marca en la web, con mayor facilidad le resultará a Google encontrarlo y más rápido subirá en el ranking de los buscadores y, por ende, más fácil le resultará a su potencial cliente encontrarlo.

-Un período “en blanco”. “La peor gestión es la que no se hace”, algo similar se aplica a las campañas en Internet ya que el no estar en el medio no sólo genera un “olvido” de la marca por parte de los clientes sino que deja el espacio abierto para que otra empresa lo cubra.

– Viralización. La gran diferencia entre los medios tradicionales y los digitales es la capacidad de interacción y viralización exponencial que este último genera. No hay que perder una sola oportunidad de que los clientes hablen de la marca y  generen efecto contagio. No permita que su competencia ocupe el lugar que su empresa debería estar ocupando en los foros y redes sociales.

Campaña en Internet
Los puntos a tener en cuenta a la hora de planificar

– No se enfoque en buscar muchos medios o acciones sino en los canales que su cliente elige. Es preferible pocos medios, pero consistentes y permanentes, que muchos medios y esporádicos.
n Mida su costo por clic, por contacto y su tasa de retorno o feed back. Cuando contrate medios evalúe y compare estas variables y después elija las que mejores resultados le dieron.

– Alterne acciones “push” (empujar) con acciones “pull” (atraer). Una buena campaña es la que alterna acciones de penetración, por ejemplo el e-mail marketing, un banner en un newsletter de su interés o un PNT en una web que el cliente lea de manera regular.

–  Piense en campañas extensas, lo que no significa caras. Es preferible una campaña extensa y controlada, que una corta y de alto impacto. Las primeras generan resultados en lo inmediato, pero así como llegan rápido, rápido se van de la mente del consumidor.

–  Elija un mensaje que genere impacto. Busque despertar el interés del su cliente y no se pierda en el discurso.

Artículos destacados