Marketing político debe detectar falencia social

Históricamente los partidos políticos utilizaron el marketing político para el diseño y ejecución de una campaña, sea electoral o de difusión institucional, para tratar de “capturar” al electorado. Sin embargo, la especialista en la materia, Adriana Ruesch, explicó a Comercio y Justicia que “la función del Marketing Político como herramienta, al igual que un “estetoscopio”, debe detectar las falencias en la sociedad, hacer un estudio clínico que permita lograr un “proceso de salud social” y lograr un diagnóstico para que se legisle con miras a resolver las expectativas de los ciudadanos.
Como coordinadora de la Escuela de Gobierno, un Instituto de Formación para la Gestión Pública y Política que desarrolla el ARI en Córdoba, Ruesch plantea que todo partido político o candidato político debería “formar equipos de investigación cuyos resultados puedan servir al Poder Legislativo”.

“Si bien existen numerosas similitudes técnicas y metodológicas entre el marketing político y el comercial, sus objetivos difieren notablemente. Originado en la psicología, el marketing propiamente dicho se dedica el estudio de las necesidades de los consumidores para el aumento de la demanda. Mientras que el marketing político trabaja con la investigación de expectativas de los ciudadanos, donde el encargado de satisfacer las necesidades es el órgano legislativo”, explicó Ruesch.

– ¿En qué radica el fracaso del marketing político?
– El desencanto y la apatía que sienten los ciudadanos por la política es producto de aplicar una mecánica comercial a la actividad de la población cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, su voto, o de cualquier otro modo. Hablar de la “cosa pública” en términos comerciales reduce cualquier tipo de discusión política.
El uso indebido del marketing, que raya en lo no ético y lo mentiroso, radica en utilizar al ciudadano como consumidor. Por lo tanto, es tiempo de redactar estrategias de comunicaciones veraces considerando al votante como un ser libre y criterioso.

La investigación social en política es complicada porque la sociedad, tomada como un cuerpo vivo, genera cambios rápidos que deben ser atendidos con la búsqueda permanente de resultados.
Esa movilidad constante genera que el investigador deba estar atento a las modificaciones de las variables sociales permanentemente. La vida política social de Argentina hace seis meses es diferente de la de hace tres meses y sustancialmente diferente a la de hoy.

– ¿Qué opina sobre el marketing político aplicado a la situación actual?
– El conflicto con el campo generó una gran labilidad social y cambios de pensamientos y del eje del debate. La situación que mantiene desde hace cien días el Gobierno nacional con los productores rurales le sirvió al ciudadano para descubrir el final del marketing comercial en la política.
Estamos ante una visión diferente de la Argentina, producto de un proceso que nos posiciona en un nuevo federalismo fortaleciendo los derechos del ciudadano.

<span style="font-weight: bold; color

Artículos destacados