Lo de Jacinto: la calidad como rectora de un proceso de crecimiento

Comenzó elaborando empanadas con dos empleados en la planta baja de una casa en un barrio. Hoy tiene 16 mil m2 de superficie de fabricación y un mix de productos que incluye, además, tartas, postres y pizzas. Proyecta llegar a restaurantes con pastas gourmet

“Estaba desocupado y -ante la necesidad de mantener a mi familia- arrancamos el 27 de octubre de 2012 elaborando empanadas en una planta baja de una casa en barrio Bajo Palermo y con un local de ventas en la avenida Cárcano, en Villa Carlos Paz. Comencé con dos personas, que eran pintores de obra, quienes me habían comentado que hacían ricas empanadas. Las probé, me gustaron, vendí el auto y comenzamos los tres con la producción”, recordó Sergio Delseri, dueño de Lo de Jacinto, la firma que acaba de inaugurar su nueva planta de producción modelo en la calle Buenos Aires 3024, en inmediaciones del aeropuerto Córdoba.
En la actualidad, la empresa cuenta con 60 franquicias, su nueva fábrica en la que invirtió 18 millones de pesos para diversificar su producción y con un ambicioso proyecto de expansión en todo el país.
¿Cuál es la clave del éxito? Preguntó Comercio y Justicia a Delseri, quien -sin dudarlo- aseveró: “La calidad”. “La clave es la calidad, yo propongo que vengan a conocer la fábrica, que vean cómo producimos, la materia prima que elegimos. No subestimamos al cliente, el cliente sabe lo que come y quiere comer lo más sano posible. Nuestros productos tienen poca cantidad de grasa y ese mix ha hecho que nos llamen hasta desde España, Estados Unidos y Bolivia para asentar allá otras fábricas”, indicó.
En honor a esa elección, la masa es elaborada en planta y el relleno es colocado a mano, con el fin de que el cliente “pueda ver lo que come” “Hemos descartado una máquina dosificadora que al colocar el relleno lo hacía puré”, contó, con relación a las decisiones que han tomado para preservar a la calidad, como primera ventaja competitiva del producto.

Por otra parte, las proporciones de las materias primas se respetan en los distintos volúmenes de producción, cumpliendo con escalas predefinidas, según contó el dueño de la empresa, que hoy emplea a más de 45 personas, entre ellas, profesionales de la cocina.
Ese norte como guía estuvo apalancado siempre con el involucramiento del Delseri en todo el proceso de elaboración y construcción de calidad del producto desde el inicio. “Comenzamos elaborando los tres, horneando, repartiendo con delivery, y nunca dejé en manos de los cocineros la incursión de nuevos sabores, siempre he sido yo el que ha tomado la decisión al respecto”, graficó.
“Siempre tratamos de diferenciarnos de nuestra competencia con sabores nuevos y nuevos productos, somos la cadena con mayor cantidad de sabores en el mercado y somos los primeros en el rubro que hemos lanzado una cajita infantil para los niños, con empanadas con caritas de animalitos y rellenas de jamón y queso. También para el día de la primavera hacemos empanadas de colores y fabricamos Donas saladas”, ejemplificó, con relación a la innovación permanente, como otro motor de captación.

Crecimiento y diversificación
Con todo, éstos son los cimientos de lo que hoy se configura como una de las plantas de elaboración de empanadas, tartas, postres, pizzas y pastas más grandes del interior del país. Es que la nueva estructura, de 1.600 m2 de superficie de elaboración y 200 m2 de oficinas, está lista para aumentar su producción de empanadas y diversificar sus líneas con nuevas propuestas.
Más de 18 millones de pesos ha destinado a la compra del predio, la puesta en marcha de la estructura y la adquisición de maquinaria innovadora y con tecnología de vanguardia.
En la actualidad, la planta trabaja a 50% de su capacidad de producción, elabora empanadas, tartas individuales y postres que distribuye en sus 60 franquicias. Las tartas y los postres también están comenzando a ser comercializados en las estaciones de servicios. Hacia fin de año, prepara el lanzamiento de sus nuevos productos, las pizzas, con las que ya están avanzando en las fases de pruebas- con cuatro sabores- y con las que consolidarán sus nuevos canales de distribución en las estaciones de servicios e inaugurará nuevos, como en la red de supermercados y en Carnes Ya, con 16 franquicias. Del mismo modo, a mediano plazo, preparados para la estación invernal del año próximo, Lo de Jacinto dará comienzo a una nueva línea de producción, las pastas gourmet, con las que también llegará a los restaurantes.
“La empanada es un caballito de batalla, tenemos grandes expectativas en las pizzas y las pastas, compramos máquinas importadas para hacer pastas rellenas de distinto formato; por ejemplo, trajimos una de China que hace la pasta con forma de gota de agua, que la vamos a rellenar con calabacín, cuatro quesos. También compramos otras que hacen los sorrentinos extra grandes, que ya los vamos a distribuir en restaurantes exclusivos de pastas porque estamos tejiendo redes de contactos”, adelantó el dueño.

Lo de Jacinto cuenta con franquicias en La Rioja, Rosario, Santa Fe, Casilda, Rafaela (provincia de Santa Fe), Rojas (Buenos Aires) y se encuentra próxima a abrir en Villa Mercedes, San Luis, Funes ( Santa Fe) y otra más en Rosario, además de 12 locales más en la provincia de Buenos Aires. Con todo, terminará el año con más de 80 franquicias en el país, y con una firme proyección de llegar a cien locales en el 2019, según, adelantó Delseri.

Contexto y mercado
Pese a la gran apuesta, la empresa no desconoce el momento coyuntural “difícil” del país, por el que no descarta que algunas franquicias estén en riesgos de cerrar. No obstante, Delseri asegura: “Seguimos apostando por nuestros productos y con esperanzas de que la situación económica mejore”.
Con relación a la competencia, Delseri dice: “Si bien la competencia marca con precios más bajos, la apuesta sigue siendo la calidad. No obstante, estamos preparando una segunda línea de productos con precio inferior, con el objetivo de hacernos un lugar en el negocio de venta por volumen”.

 

Artículos destacados