Libros de texto: sin financiación de editoriales y ventas a “cuentagotas”

INFLACIÓN. El incremento interanual de los libros ronda 25%, según estimaron fuentes del sector.

Con el inicio del ciclo lectivo, las librerías de Córdoba están listas para su temporada alta. Este año, sin embargo, las operaciones serán “con lo justo”, según anticipa Calipacer, la cámara empresarial del sector.

El comienzo de las clases en todo el país también inauguró la temporada alta para la venta de libros escolares para los niveles primario y secundario. No obstante, este año, las perspectivas son de moderadas a negativas, ya que la temporada está retrasada y los padres todavía no se han volcado masivamente a los negocios. Además, las editoriales cortaron los planes y facilidades de pago que ofrecían años anteriores a los negocios y ahora la compra a proveedores se realiza casi exclusivamente de contado.

“Es una temporada que está muy retrasada todavía por el tema de los paros. Por ejemplo, recién se fue del negocio un cliente que dio varias vueltas y no compró el libro”, explicó a Comercio y Justicia Nelda Abed, de la Cámara de Librerías, Papelerías y Afines del Centro de la República (Calipacer).

“Creo que la expectativa de venta es para este año muy moderada porque lo principal para los padres será desplazar lo más posible el gasto en los textos y cuidar el presupuesto. Yo creo que las ventas van a ser a cuentagotas y con lo justo, según estamos viendo en estos primeros días”, agregó la representante de la entidad que agrupa al sector librero en el centro del país.

Proveedores
Como otros sectores, tras la devaluación, los libreros también se han visto afectados por el corte de líneas crediticias de los proveedores.
Éste es el caso de las editoriales que este año decidieron suspender los planes y facilidades de pago que ofrecían a los negocios en otros años.

“Este año, las editoriales ya no ofrecen tantas cuotas y facilidades como lo hacían hasta el año pasado. Antes, se realizaba el pedido y muchas veces, tras el balance de temporada se efectuaba el pago a las editoriales por aquellas unidades que se habían vendido. Ahora, el pago es de contado y como máximo se puede extender a sietes días posteriores a la llegada del pedido”, detalló Abed en conversación con este medio.

Precios
En cuanto a los precios, el incremento interanual del valor de los textos escolares ronda 25%. “En ese sentido, los precios están bastante acomodados y no se han disparado más de lo previsto”, aseguró Abed.

En términos estimados, un texto escolar tanto para primaria como para secundaria (incluyendo parte teórica y práctica) ronda entre $150 y $200.

“Más o menos el promedio de los libros parte de $150 por materia. Eso en general hay que mutiplicarlo por al menos cuatro materias fuertes como matemática, ciencias sociales, historia y geografía, que son las que usualmente son más compradas por los padres. En cuanto al resto de las materias, los trabajo en grupo y otras modalidades de estudio pueden llegar a amortizar un poco el costo para las familias”, señaló la representante de Calipacer.

Usados
¿Un segmento que ya no es competencia?

“Los libros usados no son en estos tiempos una fuerte competencia, eso era hasta hace unos diez años atrás”, aseguró a Comercio y Justicia Nilda Abed de Cámara de Librerías, Papelerías y Afines del Centro de la República (Calipacer), al referirse a la posibilidad de que la modalidad de reventa signifique este año una competencia para los libros nuevos.

Artículos destacados