Lavanderías automáticas se diversifican en el interior

El negocio de las lavanderías automáticas explotó hace más de diez años junto con las canchas de paddle y los videoclubes.
Optar por uno o por otro parecía ser la inversión del momento con una rentabilidad garantizada. No obstante, las canchas desaparecieron y los videoclubes debieron renovarse para seguir subsistiendo.
No corrieron la misma suerte las lavanderías automáticas que en la ciudad siguen en carrera, y en el interior se expanden gracias a las inversiones del campo y a la instalación de nuevos emprendimientos turísticos.

En la ciudad de Córdoba existen aproximadamente 60 lavanderías con equipamiento provisto por Lave-Rap, la empresa líder en el mercado argentino , y más de 20 comercios que responden a otras marcas.
“El mercado en la ciudad ha llegado a un equilibrio y se encuentra consolidado en un 80%”, dijo a Comercio y Justicia Remigio Giampieri, distribuidor oficial de Lave-Rap en Córdoba.

La actividad deja una rentabilidad de entre el 30 y el 35 por ciento, trabajando a un 40 por ciento de la capacidad instalada, agregó Giampieri, propietario de Regia -unidad encargada de la distribución y ventas de los equipamientos Speed Queen- y de Lavacor -unidad que administra las franquicias de Lave-Rap.
La mayor concentración de los negocios está en Nueva Córdoba, en el centro y en las zonas de mayor conglomeración de viviendas, ya sean edificios o complejos habitacionales. No obstante, hay una tendencia a diversificar el negocio en los barrios. “Hay una imagen de que tiene que haber mucha población, pero si se presta un buen servicio, puede funcionar en un barrio ya que el marketing lo hacen los mismos vecinos”, explicó Giampieri.

También, el especialista apuntó la gran cantidad de lavaderos que se instalan en forma ilegal. “Estimo que hay más de 25 locales que se desempeñan en forma escondida para evitar impuestos, o bien, que trabajan para dos grandes clientes solamente”, aclaró Giampieri.

En expansión

La distribución de Lave-Rap vende entre 10 y 20 equipamientos por mes, de los cuales el 60 por ciento corresponde al interior de la provincia. Desde hace no menos de dos años crece la tendencia de instalación de estos negocios en algunos pueblos de la provincia. “Se trata de inversores, generalmente provenientes del campo, que montan los comercios para que los manejen sus hijos o esposas”, contó Giampieri y aseguró que un promedio de dos negocios se abren por mes.
Sumado a esto, el crecimiento del turismo y de la infraestructura hotelera también aportó notablemente a la expansión del sector. “La zona de Calamuchita es la más atractiva, Traslasierra está tomando interés y Punilla está muy atrasada”, acotó el directivo, quien añadió que tanto los complejos de cabañas como los hoteles son los más demandantes. En ese sentido, las perspectivas de crecimiento del sector rondan el 15% para este año.

Precios

La más chica de las lavadoras – destinada a comercios- ronda los 1.440 dólares más IVA. Máquinas del mismo tamaño para casa de familia o para instituciones (hoteles, posadas y complejos): lavadoras, 1.285 dólares; secadoras, 1.210 y 700 dólares una plancha.</f

Artículos destacados