Industria del plástico: facturas sin precios y caída de 40% en ventas en algunos rubros

Las diferencias de precios locales e internacionales en un rubro con alto porcentaje de materia prima importada conduce a las fábricas cordobesas a vivir el “día a día”. Los altos costos de fabricación, impositivos y energéticos son la causa de la pérdida de la rentabilidad. Estructura tecnológica sostenida y la capacidad de reinventarse son sus fortalezas

Por Laura Pantoja – lpantoja@comercioyjusticia.info

Casi la mitad del precio de un producto de plástico equivale a los costos de fabricación, sumado a los costos de energía e impositivos. Sin embargo, lo alarmante es el “día a día” que viven actualmente las industrias plásticas cordobesas frente a la devaluación del peso, que -entre otras consecuencias- las llevó a relacionarse con sus proveedores mediante facturas a precios no cerrados y nota de débito; a no poder tomar previsiones de material y así también a retrasar el pago de los sueldos de sus empleados.
Esta situación reciente pone aún más en evidencia una pronunciada caída en las ventas de hasta 40% en algunos rubros, la pérdida de rentabilidad y algunos despidos aislados de personal, como en el resto de las industrias.
“Dependemos de los revendedores de materias primas que operan con condiciones de nuestro mercado complicadas; entonces, frente a los precios de dólar no cerrados nos ajustan con notas de débito por tipo de cambio”, explicó a Comercio y Justicia José Giletta, presidente de la Cámara del Plástico de Córdoba.

Comprar sin precio preestablecido obliga a las empresas del sector a vivir el “día a día, comprar lo necesario”, sin posibilidad alguna de concretar previsiones ni mucho menos stockearse.
“Vamos paso a paso, compramos en dólares y vendemos en pesos, y lo que vendemos buscamos de antemano tenerlo apalancado con el pago”, agregó el directivo.

Otra consecuencia es el pago a los empleados, ya que por tratarse de empleadores que en la mayoría de los casos son pequeñas y medianas empresas, muchas veces se concretan por medio de la venta de cheques de terceros en los bancos. “Ahora, por el monto de los intereses que supera 50% es imposible usar esa modalidad, y si el empleador no cuenta con los fondos comienza a retrasar los pagos”, advirtió el empresario, presidente de la firma Starplastic.
La situación complejiza aún más el escenario de los costos en esta industria electro-intensiva. El costo de la energía en Córdoba es 38% más elevado que en Buenos Aires, lo que causa una pérdida de competitividad con respecto a esa plaza, una de las principales competidoras en el rubro.
Esto, además de la suba inflacionaria, la diferencia entre precios locales e internacionales, los impuestos y los costos laborales, representan 40% del precio de un producto de plástico, según resumió Giletta.

La gran oportunidad es para el reciclado

Las ventas han bajado como producto de la caída de la demanda, lo que -además de una pérdida de rentabilidad- ha llevado al sector a despidos aislados, como en la mayoría de las industrias, según comentó el presidente.
Concretamente, la baja con relación al primer semestre fue de hasta 30% en facturación y de hasta 40% en volumen.
Sin embargo, hay dos sectores que se destaca: el de reciclado ha crecido 20% en volumen como producto de la venta a terceros, que si bien significa ingresos menores,se compensa financieramente. “Hoy se abre una puerta a los recicladores de materias primas que luego comercializan porque dado el alto costo de materias primas virgen, sube la demanda del material recuperado y el precio del mismo”, apuntó.
Por otra parte, el sector de bolsas de plástico se mantiene igual que el semestre pasado.

La inversión en tecnología como eje
Este escenario ha encontrado a la industria plástica, con 180 empresas entre pequeñas y medianas distribuidas en toda la provincia de Córdoba, con una estructura fuerte basada en altas inversiones tecnológicas que han venido haciendo estos últimos años. “Las empresas están sólidas, bien paradas, tomando conciencia como rubro y apostando al reciclado”, amplió el directivo.
En ese sentido, comentó el proceso de reinvención en el que están sumidas las empresas que se dedicaban a la confección de bolsas de residuos, que han dejado de producir volúmenes altos de esas unidades y en su lugar han comenzado a fabricar productos más específicos (por ejemplo, bolsas para alimento de animales o packaging, entre otros).

Perfil de la Cámara de Industrias Plásticas de Córdoba

El sector está representado por 180 empresas, entre pequeñas y medianas, micropymes y algunas muy pocas de gran envergadura. Trabajan en el desarrollo envases plásticos, matricerías, láminas, soplado, bolsas, corrugados plásticos, inyección de plástico (tapas y juguetes), soplados y plantas recicladoras, entre otros. Entre todas emplean a 13 mil trabajadores.
Semanas atrás la entidad renovó sus autoridades por intermedio de una asamblea extraordinaria. Junto a Giletta, dirigen el sector: Ariel Brusadin, de Darplast y Neoscrap, como vicepresidente; Germán Arón, de Plásticos del Pacífico, como secretario, y Pantaelón Gallará, de Garvi, como tesorero, además vocales y revisores y supervisores de cuentas.
La gestión da continuidad a los objetivos de la cámara, entre los que se destacan defender al sector en términos de competitividad, para lo que gestionan -entre otros puntos- la eliminación de aranceles, así como educación y vinculación institucional.

Acciones específicas
En el tema energía, bregan para que EPEC muestre el valor agregado de distribución (VAD), que es la gran diferencia en el costo de energía de Córdoba en comparación con el de Buenos Aires.
Mano de obra: la Cámara asegura que se destina al Sindicato del Plástico ocho por ciento del costo de la masa salarial para capacitación, recreación y otros beneficios que no son recibidos.
Materias primas: trabaja para que se eliminen los aranceles de importación para materias primas que vienen de diferentes partes del mundo a precios competitivos.
Educación: plantean al Ministerio de Educación para que en las escuelas técnicas de los polos industriales del plástico de la provincia se ajusten las currículas de algunas tecnicaturas con orientación en plástico, con el objetivo de incluir alumnos capacitados para cuando la demanda se reactive.
Capacitación: brindan cursos técnicos en la cámara, utilizando una inyectora de plástico y una filmera. Además brindan cursos de gestión empresarial.
Vinculación institucional: avanzan en el armado de redes con instituciones provinciales y nacionales.

Artículos destacados