La producción de azafrán, simple, necesaria y rentable

La demanda interna y mundial está insatisfecha. El cultivo de este vegetal es sencilla y económico. La venta del kilogramo al mercado gourmet llega a $250 mil. Productores locales comercializan juntos por medio de una cooperativa.

Hay muchas mujeres que lo cultivan en el patio de su casa; también hay empresas y firmas abocadas a su producción. Le dicen “oro en hebras” ya que el kilogramo de azafrán se vende a 250 mil pesos. En Córdoba, más de cien productores están asociados y abastecen el mercado gourmet.

Frente a una demanda mundial de 150 millones de bulbos, Argentina produce cinco millones. “Se calcula que en diez años se podría producir lo que se necesita actualmente, esto sin tener en cuenta que el consumo se duplica, tanto a nivel gourmet como el destinado a la industria del fernet”, contó a Comercio y Justicia Diana Pertile, miembro de la empresa Azafrán Mediterránea y de la Cooperativa de Productores de Azafrán de Córdoba.

Frente a este escenario, la producción de azafrán es una veta de negocio a explotar, ya que su siembra y cultivo no revisten demasiada complejidad, su proceso es muy económico y sus ganancias están a la vista, según confió Pertile.

El mercado es el mundo
El desafío es incrementar la cantidad de productores y al mismo tiempo generar mayor producción de bulbos, desde donde se reproducen las plantas y las flores. “Para ello necesitamos abortar la flor, es decir, no dejar producir la floración, algo que se realiza mediante un proceso mecánico”, apuntó.

En la actualidad, la cooperativa destina 20% de su producción para el azafrán en hebras y 80% para la reproducción de bulbos.

La producción local a través de esta asociación comenzó en el año 2007, como parte de una investigación y una serie de acontecimientos mundiales y locales en este mercado especializado.

Según recordó Pertile, tras tomar conocimiento de que Argentina consumía cinco toneladas métricas por año y que las importaba totalmente desde hace 80 años, decidieron accionar.
“Para sustituir esta importación se necesitaban 150 millones de cormos (bulbo o material vegetal de propagación) ya que el azafrán no tiene semilla. La cantidad de cormos que teníamos era limitada, por lo cual antes de producir azafrán, debíamos producir más cormos y aumentar el número de productores”, relató.

De esta forma nació la cooperativa, formada por unidades de negocios independientes que trabajan de manera interconectada, concretamente para la venta. Una de ellas es la empresa Azafrán Mediterránea, constituida por 20 firmas y productores locales.

En este momento se producen cinco formas comerciales: azafrán en hebras, azafrán molido, azafrán comprimido, azafrán extracto líquido, azafrán condimento mezcla.

“Somos alrededor de 90 a 100 productores, la mayoría en la provincia de Córdoba, pero necesitamos muchos más. Grecia produce siete tonelas métricas y tiene una cooperativa con mil productores”, ejemplificó.

La producción local es la única del hemisferio sur, según apuntó. Es reconocida por afamados chefs, hoteles, casas de delicatessen , productos regionales y supermercados.

“Hemos exportado a Chile y Europa,superando las difíciles barreras fitosanitarias exigidas”, destacó.

El azafrán envasado se vende a 250 mil pesos el kilogramo, y una hectárea de azafrán rinde entre siete y 10 kilos.

Artículos destacados