La ley que crea el nuevo Sistema de Información divide el comercio local

La reciente aprobación por parte de la Legislatura provincial de la ley que crea el Sistema de Información para el Fortalecimiento de la Actividad Comercial y de Servicios (Sifcos) mereció actitudes contrapuestas de dos sectores empresariales.

Mientras la Cámara de Comercio de Córdoba manifestó en un comunicaco que la normativa, esperada durante 25 años, viene a poner orden en la actividad comercial, la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) dice que el Ejecutivo provincial reflotó un viejo proyecto, rechazado en su momento por absurdo, inútil y de dudosa legalidad, que encarecerá la actividad.

La nueva normativa dispone la creación de un organismo que confeccionará un registro con datos tales como ubicación, rubros a los que se dedica el comercio, su formato y personal opcupado, entre otros. Como contraprestación, la entidad realizará periódicos cursos de capacitación para las firmas involucradas.

Divergencias
El principal punto que divide a los actores de la actividad mercantil se relaciona con el registro y control de las unidades comerciales y de servicios, que Apyme considera “burocrático y fatigoso”.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

“Son sabidas las inmensas dificultades que tienen que afrontar las mipymes para cumplimentar distintas exigencias formales por parte de las diversas jurisdiccionesm-unicipal, provincial y nacional-”, adelantó en un comunicado la Delegación Córdoba de la entidad.

El documento expresa que los pretextos son combatir la informalidad y promover la capacitación para evitar la inestabilidad de las empresas atento al corto ciclo de duración promedio no superior al año. “En vez de regular la instalación y funcionamiento de grandes cadenas comerciales, de súper e hípermercados, principales causas de la inestabilidad del pequeño y mediano comercio, pretenden hacer creer que sólo con capacitación de las mipymes se acabará con los problemas de inserción en el mercado. El problema de la informalidad tiene origen en causas económico-sociales que empujaron a decenas de miles de ciudadanos excluidos del mercado laboral a buscar un medio de vida que les permita subsistir. Pero, en muchos casos, ejercer el comercio o practicar un servicio formalmente no es rentable atento a las múltiples exigencias administrativas y el costo tributario. Por otra parte, la evasión fiscal y la informalidad laboral también se dan dentro de la actividad formalmente inscripta.

La ley está dirigida, evidentemente, al pequeño comercio y a los pequeños artesanos o prestadores de servicios que constituyen la inmensa mayoría del padrón virtual a confeccionar. El organismo a crear bajo el pomposo nombre de Sifcos exigirá un presupuesto que saldrá del bolsillo de las mipymes y del presupuesto fiscal e implicará una superposición de funciones que cumplen los organismos fiscales en los distintos controles jurisdiccionales”.

Mientras tanto, la Cámara de Comercio destaca que la ley terminará con el estado de desconocimiento sobre la cantidad total y los rubros a que se dedican mucha bocas de expendio que existen en la provincia. Inscriptos solamente como contribuyentes, con códigos genéricos, las unidades comerciales y de servicios son hasta ahora indeterminadas, en una actividad que es la mayor fuente de ocupación de la economía, puntualizó la Cámara de Comercio.

<span style="font-weight: bold; color: black;

Artículos destacados