La industria del cuarteto se mueve al ritmo de la crisis

La ecuación es simple: la industria y la construcción son los sectores que primero se paralizan con la crisis; los trabajadores de estas actividades representan un porcentaje muy alto del consumo de espectáculos de cuarteto; esto resulta en una importante disminución en los ingresos de esta industria cordobesa. Así, producto de un efecto “cascada”, los empresarios de este género musical también están replanteando sus estrategias para salir lo menos perjudicado del inestable contexto económico.
Para conocer los números y el rumbo que tomará el sector, Comercio y Justicia reunió el bar céntrico Cafeto a los principales referentes de la industria musical cuartetera: Emeterio Farías, dueño de Radio Suquía y concesionario de los bailes en el Deportivo Central Córdoba y Atenas; Sergio Delseri, representante de Carlitos “La Mona” Jiménez; Carlos De Piano, representante y bajista del grupo La Barra; Sergio Oliva, dueño del estudio de grabación Pira y Marcelo Ludueña, propietario de la Sala del Rey, un espacio nuevo para las bandas de cuarteto.

Según coincidieron todos, la caída en la venta de entradas para los bailes promedia un 30 por ciento. De esta manera, actualmente el cuarteto convoca a cerca de 15 mil personas por fin de semana -sólo en la ciudad de Córdoba, cuando antes ese número se elevaba a 20 mil. “Me ha tocado vivir muchas crisis y donde más se refleja y donde primero se siente es en el espectáculo. Y también es lo que primero se reactiva”, aseguró Farías, indicando además que la consumición en la barra adentro del baile también disminuyó en un 40 por ciento.
Por su parte, Delseri agregó que vienen sintiendo la crisis desde el paro del campo, pero que no han suspendido ningún show, porque ya tienen asignados todos los lugares con anticipación. “Nos ha golpeado la crisis; la asistencia se redujo en un 40 por ciento. Lo que sucede es que trabajamos con la gente que hoy se está quedando sin trabajo”, dijo.

Costos altos

Con los números anteriores, se estima que el negocio del cuarteto -teniendo en cuenta sólo la venta de entradas- mueve por año un monto aproximado de 10,8 millones de pesos. A pesar de que se trata de una cifra considerable, los representantes del sector coincidieron en que no es un “negocio tan redituable”, ya que los costos son muy elevados.
En este sentido, Ludueña aseguró: “El valor de la entrada -que es de 15 pesos promedio- es muy bajo para cubrir todos los gastos. Porque, además del show en sí, hay que promocionarlo, ver el vestuario, la escenografía. Con estos gastos, no cierra por ningún lado”.
El manager de La Barra, De Piano, fue más lejos y especificó los costos fijos que tienen que afrontar con cada espectáculo: “Tenemos que pagar Sadaic, Adicapif, Municipalidad, Rentas, la seguridad, más todo lo que tenga que ver con la puesta en escena, los músicos y la parte administrativa. Además, en este negocio no se puede proyectar mucho: hay que rendir examen todas las semanas y, como tocamos mucho, tenés que renovar siempre el espectáculo”.

En este marco, Farías sentenció: “Si nos queda un 10 por ciento, nos tenemos que dar por satisfechos. Hoy el espectáculo nuestro es el más barato de todo

Artículos destacados