La crisis les hace un favor a los call centers porque frena la inflación

La crisis económica resulta ser una ventaja hoy para la industria de los call centers, que viene perdiendo competitividad en el área de offshoring (servicios para clientes internacionales).
“Lejos de que el conflicto internacional en algún momento pueda llegar a afectar los volúmenes si se resiente el consumo, en este momento se frenó la inflación”, dijo el gerente general de Apex a Sykes Company, Patricio Ríos Carranza.
“A un ritmo del 26 por ciento de aumentos de salarios y del 30 por ciento de inflación este año, la muerte de los servicios de exportación era casi inminente”, agregó el ejecutivo ayer en un desayuno organizado para la prensa de Córdoba.

Hace cuatro años atrás, el 80 por ciento de la facturación de la empresa provenía de los servicios de exportación, mientras que hoy se reduce al 47%, siendo superior la actividad en el mercado interno (53%).
En aquel momento el valor del servicio por hora costaba ocho dólares, en tanto hoy cuesta un poco más de $14. “No obstante, para que sea rentable deberíamos estar cobrando $16”, precisó Ríos Carranza. Entre los posibles competidores regionales y emergentes en servicios de habla hispana se encuentran Colombia y Perú por sus economías estables. “Aunque no están los grandes operadores allí, muchos nos piden instalarnos”, comentó el gerente. En tanto, con relación a las prestaciones para Estados Unidos, el principal competidor mundial es Asia.

Apex tiene 4.800 empleados en el país entre sus tres centros de Córdoba y uno de Rosario. La compañía proyecta facturar 50 millones de dólares este año y para el 2009 espera incrementar la cifra en 15 por ciento. En cuanto a aumento de personal, la empresa prevé llegar a los 5.000 empleados este año, en tanto para el que viene mantendrá el plantel. La firma provee servicios de atención telefónica y soporte técnico. Cuenta con 13 clientes, empresas de trayectoria del rubro telecomunicaciones y financiero.

Artículos destacados