La crisis da un golpe menor a inmobiliarias locales

El parate del negocio inmobiliario afectó de manera desigual a las provincias, entre las que Córdoba se ubica con un impacto menor, según un sondeo de Reporte Inmobiliario.
La consultora realizó una encuesta en doce de las 23 provincias argentinas (Chaco, Chubut, Córdoba, Jujuy, Corrientes, Mendoza, San Juan, Santa Fe, Tucumán, Santa Cruz, Formosa y La Rioja). En esas jurisdicciones, cien por ciento de las inmobiliarias respondió que la actividad de compraventa se redujo.
Sin embargo, las provincias -e incluso ciudades de una misma provincia- emplearon estrategias diferentes para paliar la crisis. En Córdoba, casi 70% de las inmobiliarias consignadas aseguró que el movimiento inmobiliario cayó alrededor de 30 por ciento, en tanto que en Santa Fe, el nivel de achique del mercado inmobiliario oscila entre 20% y 30%. En ambos casos, el grueso de los emprendimientos más golpeados por la crisis se ubican en el orden de los 90.000 dólares, viviendas del sector medio.

La retracción golpeó con dureza a Mar del Plata, ciudad emblemática y plaza turística por excelencia del país. Sólo en julio experimentó un desplome de 45% en lo que hace a la compraventa de propiedades. En el período mencionado sólo se reportaron algo más de 600 operaciones por un monto apenas por encima de los 57 millones de pesos.
El escenario inmobiliario mostró en varios distritos del país una caída de hasta 50% en el nivel de operaciones y desarrollo de nuevos proyectos. Éstos corresponden a las provincias más chicas que fueron consultadas por Reporte Inmobiliario, como Tucumán, Jujuy y La Rioja. Las provincias de Buenos Aires, Río Negro, Neuquén y Mendoza, sufrieron desde 2008 a esta parte una disminución promedio igual o superior a 30% en los movimientos comerciales vinculados con la actividad.
La encuesta destaca que territorios como Córdoba, Santa Fe, La Pampa y la Mesopotamia ostentan un achique en los niveles de transacciones y puesta en marcha de iniciativas inmobiliarias por encima de 20 por ciento y hasta 30 por ciento. La disminución de la actividad en Córdoba y Santa Fe se aminoró en las principales ciudades de estas provincias con una depreciación por encima de cinco por ciento en lo que va de 2009. “En los últimos 6 meses, si hay algo que no sucedió, es la suba de precios”, resume el informe, tomando en cuenta la actividad en todo el país.

Un operador cordobés, Marcelo Fuentes, titular de Fuentes Negocios Inmobiliarios, encuestado por la consultora avanzó sobre el impacto desigual en los diferentes sectores que atienden las firmas. Sostuvo que en la capital mediterránea el derrumbe de las transacciones de compraventa debe estar casi en 40% en comparación con 2008.
“La crisis financiera internacional potenció el golpe que ya venía del campo. Y a eso hay que sumarle el hecho de que los sueldos y las ganancias de la gente cada vez tienen menor peso a la hora del alquiler o la compra”, confió Fuentes. Jaime Garbarsky, de Ecipsa, ya se había referido a las estrategias para hacer frente a la crisis. “Lo que define la medida del impacto, o si este impacto es sólo negativo, es la posibilidad de la empresa de poder readaptar su esquema de negocios y los productos que ofrece a los clientes en la nueva situación”, puntualizó.

Artículos destacados