Kenility, de codificadores a socios tecnológicos de sus clientes

La joven empresa especialista en consultoría y desarrollo de software se caracteriza por acompañar a startups innovadoras de distintos rubros. Se jacta de atraer a sus desarrolladores con proyectos que son verdaderos desafíos. Estima duplicar su facturación el año próximo

“Nuestra mayor ventaja, a diferencia de las empresas que abarcan mayores nichos, es que como hacemos foco en las startups , nos transformamos en una especie de socio tecnológico, y en lugar de solo traducir requerimientos a códigos, estamos en las decisiones donde se modelan los negocios”, dijo a Comercio y Justicia, Pablo Abbate, ingeniero en sistemas, quien junto a su esposa y socia, Vanesa Teruel, abrió las flamantes oficinas de Kenility, consultora y desarrolladora de software.
Para el jóven empresario, ésa es una de las principales ventajas competitivas, en momentos de ardua competencia para el sector, tanto para el cliente que tiene diferentes ofertas para elegir; como para el empleado – que frente a tanta escasez de recursos capacitados- también dispone de un espectro amplio de empleadores para elegir.
En ese sentido, la propuesta también representa un gran atractivo para los empleados -algunos de ellos freelancers también-, porque se suman a proyectos que son “muy interesantes e innovadores”, que representan “ desafíos que tienen el poder de hacer cosas que marcan diferencias y que luego pueden ser usadas por miles de personas”, según explicó.

“Es muy satisfactorio y no en todas las empresas de software se puede ver eso, aprender y estar expuestos a desafíos, y tener contacto con el cliente, es una gran motivación”, dijo Abbate, quien hace más de 15 años se encuentra en el rubro, pero hace menos de uno, constituyó la empresa formalmente.
Entre los proyectos más innovadores, se encuentran trabajando en el área de salud, con un modelador de médico virtual, que a través de dispositivos de presión, relojes y hasta exámenes de ADN que se pueden enviar por correo, puede evaluar si un medicamento o no puede ser contraproducente para determinado paciente.
De igual modo, en un sector tradicional como la abogacía, desarrollaron un estudio de abogados virtual, a través del cual se puedan contratar ciertos servicios. “Avanzamos en la transformación de los sectores tradicionales, incorporando proceso digitales, entre otros aspectos”, indicó.

Sede
Con ese mismo espíritu de crecimiento e innovación, la empresa abrió sus oficinas la semana pasada en Nueva Córdoba, en una superficie de 150 m² ubicada en Poeta Lugones 340. Allí se instalaron 24 puestos de trabajo, contando con una capacidad para 40 en total.
El layout y la estética de las oficinas refleja la identidad de la firma, “jovial, sin jerarquías y transparente”, es por ello que no hay divisiones, ni oficinas privadas, y los puestos se comparten e integran en mesas grandes.

“La idea es mostrar que no hay jerarquías, los espacios de trabajo son limpios y con identidades muy definidas, trabajamos cerca de 20 personas entre los 20 y los 40 años de edad, pero que todas tenemos ese espíritu juvenil, creativo, como el de un niño , que acepta que no puede saber un montón de cosas – en esta industria es más lo que no se sabe que lo que se sabe- pero que está dispuesto a sentarse, aprender, leer, discutir y buscar la mejor solución”, resumió el directivo.
“Creemos que para construir y transmitir la cultura de nuestra empresa es necesario tener un espacio que la transmita, donde nuestro equipo pueda reunirse y entablar relaciones. Queremos que Kenility sea un ámbito rico de aprendizaje”, fundamentó la decisión de fundar sus propias oficinas.

Proyección
Con todo, la empresa que en menos de un año pasó a triplicar su cantidad de proyectos, y de contratar freelancers a tener 20 empleados en oficinas propias, “no está apurada” en seguir creciendo. No obstante, a “este ritmo”, la expectativa es duplicar su facturación para el año próximo, con nuevos proyectos, el doble del plantel y de la superficie corporativa.
En la actualidad, la mayoría de sus desarrollos son destinados al exterior, principalmente Estados Unidos, por lo que la crisis interna parece escaparle. Sin embargo, Abbate no es ajeno a ello, y dijo: “Uno está un poco protegido por esto, pero al mismo tiempo, las reglas en Argentina cambian todo el tiempo y de repente podemos tener retenciones y nos vemos afectados, todos de alguna manera nos vemos afectados por las vicisitudes de este país y esperamos poder estar preparados siempre para sortearlas”.

Los datos

– La empresa fue formalmente constituida en el año 2018
– Trabajan 20 desarrolladores
– Sede ubicada en Poeta Lugones 340, Nueva Córdoba
– Especialidad: Consultoría: Se realiza un asesoramiento orientado a una necesidad muy específica; Staff Augmentation: Se hace una expansión del equipo de desarrollo existente y Desarrollo de Software: Se desarrolla un software a medida de acuerdo a los requerimientos funcionales y no funcionales del cliente. Hoy trabajan principalmente para USA y Chile.

1 Comentario en "Kenility, de codificadores a socios tecnológicos de sus clientes"

  1. Avatar Cristian Gianna | 5 agosto, 2019 en 3:13 pm |

    Este es el resultado de la habilidad, conocimiento, excelencia, respeto, dedicación e integridad, puestas en marcha durante años de preparación y logros que sumados dieron a luz a Kenility. Felicitaciones! Son dignos de imitar y seguir!

Los comentarios están cerrados.

Artículos destacados