Instan a crear infraestructura para aumentar la agroindustria

La crisis mundial no afectará el crecimiento del consumo de agroalimentos, lo cual ofrece a Argentina por segunda vez en su historia una oportunidad única para desarrollar su economía. Esta fue la principal conclusión elaborada en el encuentro organizado ayer en el hotel Sheraton por la Asociación Argentina de logística empresaria, Arlog.
Ante un centenar de productores, industriales y operadores del comercio exterior, se abordó el tema “Frente a las nuevas tendencias mundiales de los agroalimentos, ¿Cual es el desafío de la logística nacional?
La entidad, que reúne a los profesionales que se desempeñan en el área logística realiza mensualmente desayunos de trabajo donde se discuten las alternativas tecnologicas y las últimasa tendencias sobre el consumo y el comercio internacional. El encuentro realizado en Córdoba buscó profundizar sobre la demanda mundial de agroalimentos y su incidencia sobre los países productores, como es el caso de Argentina.También sobre la incidencia que tendrá sobre la producción la actual crisis mundial. Gustavo Grobocopatel, uno de los principales productores argentinos de agroalimentos y expositor del encuentro dijo que la crisis no ha afectado al sector. “Los precios bajaron debido a que a fines de 2008 -cuando se iniciaron los problemas de la economía mundial- los países empezaron a utilizar sus stock de reservas lo que bajó los precios”.

El empresario sostuvo que el consumo se ha mantenido y los precios vuelven a subir. Esto se debe a que la demanda de granos y de alimentos no es un boom pasajero, sino que obedece a que millones de personas -de todos los países y China fundamentalmente- se han incorporado al circuito del consumo. Se suma a ello, la decisión de Estados Unidos de apoyar la producción de biocombustibles, que deriva a esta actividad el 40 por ciento de la producción maicera.
Grobocopatel aseguró que Argentina se encamina a aumentar en los próximos años de cien a ciento cincuenta millones de toneladas la producción de granos y alimentos. “Esto obedece a que el mundo consume cada vez más alimentos proteicos y aceites, dos productos que produce Argentina, en carnes, lácteos y granos oleaginosos como la soja”. El desafío para el país es preparar una infraestructura adecuada en transporte, caminos, ferrocarriles y puertos, almacenaje. “Hoy con cien millones de toneladas, se precisan 30 millones de viajes de camión, para transporte de productos, insumos, etc. El país subestima esta capacidad y el principal problema que afronta es institucional, porque se actúa como muchas islas y nunca en conjunto, tanto del sector público como del privado, para discutir el tema de la redistribución, concluyó el empresario.

Artículos destacados