Indus-Plast copará Buenos Aires y sumará 15 franquicias

La fábrica cordobesa que produce más de mil piletas plásticas por año se concentrará en la producción y distribución para una red que este año totalizará 65 puntos de ventas en el país.

Indus-Plast, la única fábrica argentina cuya producción supera mil piletas de fibra de vidrio por año, concentrará este año toda su estructura para mantener una red  que totalizará  65 franquicias en el país.
La planta ubicada en Carlos Paz fabrica y distribuye sus productos en 50 puntos de ventas repartidos en San Juan, Mendoza, Río Negro, Neuquén, Santa Fe, Entre Ríos, Chaco, Misiones y Córdoba. De la mano de un plan de expansión constante, este año la firma -con más de 25 años en el mercado nacional- proyecta acentuar su presencia en la provincia de Buenos Aires, donde cuenta con dos locales, y en Santa Fe, con la apertura de 15 franquicias.

“Queremos ir creciendo en la provincia de Buenos Aires, para acercarnos poco a poco al Gran Buenos Aires (GBA) y desembarcar finalmente en Capital Federal”, precisó a Comercio y Justicia, responsable de la empresa familiar.
Según pudo confirmarse, ya tienen más de tres contactos en cada provincia. “Cada franquiciado debe invertir entre 100 mil y 200 mil pesos en infraestructura y mercadería”, apuntó. De acuerdo con la demanda y capacidad de producción, se les asegura un mínimo de 40 piletas por año.
Así, la planta que hoy fabrica más de mil piscinas por año, tiene la capacidad suficiente para producir mil más y abastecer su amplia red de franquicias.

Cambio de rumbo
En línea con esta expansión, la empresa ha tomado la decisión de concentrar su estructura en la fase industrial y  logística, y abandonar la venta directa al público. “Si bien la modalidad es algo que hoy estamos analizado con una consultora especialista, queremos abocar toda nuestra energía a la fábrica, y vender a través de franquicias”, explicó Piccini.

En alza

La explicación, en parte, responde a que el mercado viene creciendo  paulatinamente. “El  consumidor ha dejado de ver la ‘piscina plástica’ como una segunda opción, al contrario, está entre sus prioridades”, asegura el directivo.
Las ventas de esta temporada se mantienen estables con relación al año anterior, aunque por el auge del consumo se proyecta un aumento de 10% en comparación al período 2009/2010, según coinciden Piccini, y uno de los responsables de ventas de Igui, la marca brasileña que junto a Indus-Plast concentra 50% del sector a nivel nacional.

En la provincia de Córdoba, la fábrica oriunda de la villa serrana concentra 70% del mercado, mientras que el resto se reparte entre su competidor más directo -Igui- y al menos unas cinco o seis fábricas familiares radicadas en la ciudad, que llegan a producir entre 50 y 300 piletas por año.

Picos de venta: récord de piletas equipadas y accesorios

Los picos de venta se producen en los meses de noviembre y diciembre, a los que les siguen septiembre, octubre y enero. “Este año se ha dado como nunca la venta de piscinas bien equipadas para el uso responsable del agua,  99% de los productos se han vendido con equipo de filtrado. También han sido récord de ventas los accesorios de lujo,  como hidromasajes o iluminación por led, pese a no ser productos económicos”, amplió el dueño de Indus-Plast, Mauro Piccini.  Al respecto, indicó que con relación al año pasado, sus precios no han aumentado, corriendo por cuenta de la firma la absorción de la suba de costos, valuada en 30%.

Por lo contrario, el valor de las piscinas han aumentado entre 15% y 18%. “Los costos se manejan en dólares y con productos (bombas y filtros) que son importados y de primeras marcas”, justificó. Por ejemplo, las piletas de mayor rotación son las que miden entre 6,60 m y 3m, con precios que parten de $19.000 y llegan hasta $30.000. Éstos incluyen la instalación, que suele hacerse en el día, salvo en caso de desniveles pronunciados donde los muros de contención requiere un descanso de hasta siete días.

Artículos destacados