Honduras, México y Venezuela están en la lista de expansión Naranja

Tarjeta Naranja, la firma cordobesa que lidera las emisiones de tarjetas de crédito del país, avanza a paso firme con su plan de regionalizar el plástico en América Latina.
Así lo confirmó a Comercio y Justicia David Ruda, el presidente de la compañía, quien aseguró que desembarcarán en Honduras, en el norte de México y en Venezuela. Consultado acerca de los plazos que baraja para concretar estas aperturas, el titular no descartó que la expansión se inicie el año próximo.

Con respecto a la puesta en marcha de las sedes en estos países, indicó que “muy posiblemente algunos empleados de República Dominicana” concurran para habilitarlas y “acompañen el proceso de contratación de personal”.

El despegue regional del plástico tuvo su primer experiencia en República Dominicana, donde en la actualidad tres sucursales atienden a más de 50 mil clientes, según precisó Ruda. En forma paralela, la empresa continúa su diversificación en Buenos Aires y en algunas ciudades del interior del país.

“El año que viene abriremos cuatro sucursales en el Gran Buenos Aires,

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

en barrios como Liniers y Lanús en las afueras de Capital Federal”, dijo Juan Pablo Mon, de Marketing, quien aclaró que esta cercanía es el primer paso para penetrar directamente en Capital Federal, donde no tienen presencia, al igual que en el norte del Gran Buenos Aires.

También instalarán centros de atención en ciudades del interior de las provincias.

La tarjeta tiene presencia en todas las provincias del país, menos en Mendoza, por medio de 153 locales y 2.800 empleados.

Naranja suma cuatro millones de plásticos en el país, factura 700 millones de pesos por mes y coloca 70 millones de pesos en préstamos durante ese mismo período.

La variación de la facturación interanual es de 22%, según confirmó Mon. “Se observó una desaceleración del consumo hasta mitad de año pero después en agosto comenzó su recuperación, la gente no quiso perder lo que había conquistado y no dejó de consumir, sólo achicó su poder de compra”, explicó.

Artículos destacados