Hemoderivados, el mayor laboratorio de plasma de Sudamérica, cumplió 35 años

Fundado en 1963, gracias al aporte de los gastos reservados que realizó el presidente Arturo Illia, el Laboratorio de Hemoderivados de la UNC cumplió la semana pasada 35 años de existencia. Desde su creación, es el único laboratorio en el país cuya misión es producir medicamentos a bajo costo y regular el mercado en beneficio de la población.

El crecimiento de esta industria farmacéutica le ha permitido aportar hoy 80% de las gammaglobulinas y 45% de las albúminas que se consumen en Argentina. La empresa cuenta con 146 bancos de sangre públicos de 21 provincias y la Ciudad de Buenos Aires que le proveen plasma por convenios especiales. Otros 88 bancos de sangre del sector privado de todo el país también envían plasma. Con ello creció 20% el plasma recolectado en los últimos tres años, a pesar de las dificultades que atraviesa el sector.

Hemoderivados produce medicamentos que la industria farmacéutica nacional no elabora y se deben importar. Allí figuran la albúmina, diversas gammaglobulinas, antitrombina y factor VIII, entre otros. Utiliza plasma humano como principal materia prima, que obtiene de las donaciones voluntarias. El laboratorio, que surgió como una planta productora de derivados plasmáticos –la más grande de las tres que existen en Latinoamérica–, hoy elabora medicamentos genéricos (UNC-Fármacos) y procesa industrialmente tejidos humanos para uso terapéutico en odontología y traumatología (UNC-Biotecnia), lo que lo convierte en regulador del mercado.

Catalina Massa, directora del laboratorio, señaló que se ha avanzado en actualización tecnológica, registro de nuevos productos, cumplimento de normas de calidad. Y subrayó que Hemoderivados es un referente regional.

Sobre los desafíos dijo que lo principal es seguir avanzando a la par del desarrollo que experimenta el sector y los proyectos en carpeta incluyen la producción por biotecnología, la diversificación de procesamiento de tejidos, y el registro de nuevos hemoderivados, así como afianzar la integración regional.

El laboratorio no sólo produce medicamentos a partir del plasma que le envían bancos de sangre del país y de Chile y Uruguay, sino que también certifica los procedimientos de extracción y manejo de la materia prima en cada uno de ellos, capacita su personal para la ablación de tejidos y válvulas cardíacas y promueve la integración latinoamericana para incrementar la provisión y calidad de plasma en la región.

Artículos destacados