Grandes cadenas restringen venta de la línea blanca financiada a un año

Las principales cadenas nacionales de ventas minoristas empezaron ayer a restringir las ventas a créditos, con financiamiento sin interés, por estimar que la inflación es mayor al 8 ó 9% anual que señalan las cifras oficiales.
Frávega y Garbarino empezaron a vender a sólo a seis pagos sin interés con todas las tarjetas de crédito del mercado. Las nuevas condiciones de venta aparecieron en las revistas con ofertas que se entregan en los locales, donde los artículos aparecen con sus precios en contado efectivo.

Desde la gerencia comercial de Córdoba se informó a Comercio y Justicia que las disposiciones fueron dispuestas por la oficina central de Buenos Aires. En Capital Federal, Garbarino ofrece mantener el financiamiento sin cambios -doce cuotas sin interés- siempre que la compra se concreete con una garantía extendida, que eleva el precio final un 20%. Una tasa de interés de entre 10 y 20% sigue siendo ventajosa para el cliente, explicaron en la cadena, considerando que la inflación que calculan estaría en el 15% anual.
Saturno Hogar, consultado por este diario informó que mantienen los financiamiento con la Tarjeta Cordobesa. Otras cadenas informan que venden en seis cuotas sin interés en principio hasta el 30 de junio, cuando podría restablecerse el financiamiento a más largo plazo.

Enfriamiento

Las operaciones financiadas sin interés han impulsado la recuperación del consumo y su restricción podría afectar seriamente las ventas. Sin embargo, tarjetas como Visa y MasterCard dejaron este tipo de financiación hace dos años. Por ello, las propias cadenas minoristas realizaban el financiamiento, el cual está siendo ahora revisado.
De hecho, la suba de las tasas de interés ha ocasionado que más del 40% de las empresas industriales se financie por fuera del mercado de crédito formal. Las firmas recurre a fondos propios, a las casas matrices o demoras en el pago a proveedores para afrontar inversiones.

Apenas el 58% de firmas industriales tiene como principal fuente de financiamiento las instituciones financieras locales. Un 25,5% cubre sus necesidades con fondos propios, mientras que la financiación por proveedores aporta 10,3% y el resto se reparte entre créditos internacionales y financiación de la casa matriz.
Los datos figuran en la encuesta cualitativa que realiza mensualmente el Indec, donde el 60% de las empresas declaró que no espera cambios significativos en sus necesidades crediticias, 30,9% anticipa una suba y 9,1% prevé una baja.

Artículos destacados