Gobierno vuelve a alquilar generadores para cubrir mayor demanda eléctrica

El Gobierno nacional puso en marcha un plan para cubrir los picos de consumo eléctrico entre diciembre y marzo mediante el alquiler de equipos generadores móviles.

Según declaró el secretario de Energía, Daniel Cameron, en las próximas semanas la compañía estatal de energía, Enarsa, lanzará la licitación para el alquiler de equipamiento con capacidad para generar aproximadamente 200 megawatts (MW). Esta cifra corresponde a menos de uno por ciento de la potencia total del país y será cubierta con unidades que producirán entre 20 MW y 50 MW.

“La idea es instalarlos en puntos clave para apuntalar el sistema en los momentos que lo necesita”, apuntó el funcionario. “Puede, por ejemplo, instalarse uno en Pilar y ser trasladado a otro lugar si es necesario al día siguiente”, completó.

El Gobierno ya lanzó tres planes de ese tipo. El último llamado a licitación se lanzó en abril y contempla la instalación de equipos en Buenos Aires, Corrientes, Córdoba, La Rioja y La Pampa.

Energía cara
Por sus características, la energía que provenga de estos generadores será más cara. De acuerdo con los cálculos que hacen en despachos públicos, rondará los US$ 200 el MW producido, es decir, casi siete veces más que el precio de la electricidad en el mercado interno a nivel mayorista, que está en $ 120. Ése es el valor que reciben las empresas privadas de generación por decisión del Gobierno, si bien el costo de producción estimado por los ejecutivos ronda $ 200.

Argentina tiene capacidad para producir aproximadamente 22.000 MW, aunque no hay un número preciso. De acuerdo con las cifras que maneja el Gobierno, cuando la temperatura supera 28º hay 4.500 MW –20% del total –que se suman a la demanda debido, entre otras cosas, al encendido de equipos de aire acondicionado.

La intención de Planificación es que los generadores móviles estén cerca de estaciones transformadoras que los requieran para apuntalar el funcionamiento del sistema en esos momentos.

La instalación de equipos de generación eléctrica de menor porte comenzó tras la crisis energética de 2007, cuando la falta de gas y electricidad ocasionó cortes totales a las industrias durante varias semanas del año.

Como respuesta, el Gobierno, por medio  de Enarsa, lanzó planes de generación distribuida “en forma transitoria, hasta tanto estén en condiciones operativas máquinas de gran potencia y mayor eficiencia”, sostiene la empresa. Esas unidades, más caras que las centrales tradicionales, permitieron disminuir los cortes en momentos críticos. El Gobierno también buscará sostener el abastecimiento eléctrico en el verano con la importación de energía de Brasil, Uruguay y Paraguay. Esta alternativa también en más cara que la producción local, pero permite sostener el suministro en los picos de consumo, el último de los cuales fue el 3 de agosto pasado.

Artículos destacados