Francia ofrece colaboración a Córdoba para desarrollar los vinos de origen

Diversos proyectos de la incipiente industria vitivinícola de Córdoba podrán beneficiarse con la ayuda de la región francesa de Aquitania, que concentra el mayor desarrollo mundial en vinos de calidad.
Christine Pecastaings y Agnés Lavie, directora y directora adjunta, respectivamente, de Interco, la Agencia de cooperación de la región francesa de Aquitania convinieron con funcionarios provinciales la forma de integración. La delegación llegó a esta ciudad como parte del trabajo de la Red Internacional de Organismos de Promoción Comercial, RTPO, que integra Aquitania y Córdoba desde febrero de 2008. También vinieron a promocionar la Feria Vinitech, que se realizará en diciembre en Burdeos. Allí se concentran las nuevas tecnoogías, el equipamiento y la producción de los vinos mundiales de mayor calidad.

El interés de Córdoba por el vino se potenció el año pasado con un programa especial de desarrollo de los cultivos de vid y olivo, ambos con fuerte demanda mundial en el segmento de alta gama. El plan cordobés apunta a insertar la provincia precisamente en ese segmento.
“El mundo está hoy muy abierto a los nuevos tipos de productos, como los vinos jóvenes y de nuevos sabores”, señaló a Comercio y Justicia, Christine Pecastaings. “Hay que ensayar, hacer degustaciones y buscar un posicionamento en el mercado” opinó en referencia a las fuertes posibilidades de desarrollar el cultivo de la uva frambue, variedad típica de Córdoba.

Pasado vitivinícola

“Córdoba explota hoy unas 350 hectáreas de vid y su meta es llegar a las 1.200 en tres años. La idea es ampliar la producción vitivinícola, que hoy registra sólo cuatro bodegas, entre ellas la Caroyense, que llegó a producir unos 60 millones de litros anuales hace varias décadas, dijo Jorge Mansilla, gerente de Procórdoba. Hoy existen varios emprendimientos nuevos en el noroeste provincial, aptos para la vid, agregó. El funcionario dijo que el plan apunta a desarrollar productos de origen y los de alta calidad, capaces de competir en el mercado internacional. “La Caroyense realizó la primera exportación de vinos hace unos 60 años, a España. El vino Lagrimilla llegó a la mesa de los reyes de España”, gracias al trabajo que realizaron los italianos de Friuli, fundadores de la bodega.

Caso testigo

Entre los nuevos emprendimientos vitivinícolas de la provincia la bodega en formación de Héctor León Jairala en Ischilín constituye un caso testigo. Esta empresa realizó la primera cosecha de uvas para el segmento Premium el 2007.
Instaló moderna tecnología y contrató un enólogo argentino reconocido que participa como juez en exposiciones de Europa. Jairala tiene sus vinos en proceso de añejamiento y proyecta sacar 150 mil botellas para la exportación a principios del 2009. “Ischilín está a una altura de unos 650 metros, tiene una alta amplitud térmica y un régimen de lluvias apropiado, condiciones adecuadas para la producción de cepas de calidad”, comentó a este diario.

Artículos destacados