Fondo internacional compró L’Equipe Monteur y entra al sector autopartista

La sección argentina de DLJ,Donaldson, Lufkin & Jenrette, el fondo de inversión norteamericano que lidera en el país, compró el 75% de L’ Equipe Monteur, la empresa de autopartes radicada en Córdoba.
Esta adquisición marca el desembarco del fondo en el negocio automotor. "L’ Equipe Monteur es un gran fabricante de autopartes del país que, si bien hoy sufre, como todos, los embates de la industria, tiene un gran potencial. Por eso decidimos la inversión", confirmó Carlos García, presidente de DLJ.
L’ Equipe Monteur es una empresa radicada en Córdoba desde 1990 que se especializa en la transformación termoplástica. Comercializa sus productos a General Motors, Mercedes-Benz, PSA Peugeot Citroën, Renault y Volkswagen, además de algunos clientes en Brasil. Bajo esta premisa, el fondo no descarta seguir creciendo en el negocio autopartista.

El ingreso de la firma DLJ se da en un contexto difícil para el sector. La autopartista rosarina Mahle y la fabricante de sistemas de seguridad automotriz Autoliv, ubicada en Pilar, Buenos Aires, tuvieron que cerrar sus fábricas en el país. Por su parte, Pilkington (fábrica de parabrisas de Munro, Buenos Aires) e Histap (empresa productora de piezas estampadas) atraviesan conflictos laborales, mientras Paraná Metal (en el sur santafecino) se vendió a un comprador propuesto por el Gobierno, y la cordobesa Cive declaró su quiebra. Según la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes, este año se perderían 20.000 puestos de trabajo, un 30% del total del sector.

Diversificación

DLJ cuenta con otros proyectos. Además de la sociedad que controla la licencia de McDonald’s en América Latina, adquirió en Chile la firma Cameo Marinetti, el mayor fabricante de etiquetas para la industria de bienes de consumo, vinos y bebidas de la tierra trasandina que podría desembarcar en el país. En Brasil, sumó a BTS, la organizadora de ferias comerciales líder de ese país; a Technos, principal fabricante de relojes pulsera de allí, y a la Academia Brasileña de Educación, Cultura y Empleabilidad, una empresa que da el know how para entrar al sector público de la tierra del samba. Y habrá más novedades con los u$s 400 millones aún disponibles.

Artículos destacados