Encuesta nacional revela un brusco cambio de expectativas en negocios

El cuarto trimestre marca un cambio de tendencia en el estado de los negocios. Hasta el trimestre anterior, la mayoría de las empresas lo calificaba como muy bueno o bueno. Ahora lo describe como regular o malo. La caída de la calificación positiva es de 21 puntos respecto del tercer trimestre, de 31 puntos con relación al primer trimestre y de 43 puntos en comparación con el promedio de 2006 y 2007.
La Encuesta de Clima de Negocios realizada por SEL Consultores entre el 10 y el 21 de noviembre y dada a conocer la semana pasada, se realizó entre 150 directores, gerentes de administración y finanzas y controllers de empresas líderes y medianas de la Argentina. El sondeo se lleva a cabo desde el 1º trimestre de 2006. Aunque el cambio de tendencia comenzó a insinuarse el año pasado -como resultado de la inflación y el aumento de los costos-, la caída de la calificación positiva se intensificó en el segundo semestre de este año.

Esto tiene que ver con el deterioro de la situación social y la confianza, a partir del conflicto con el campo y, más recientemente, con la crisis internacional.
Un indicador relevante del cambio de las expectativas es que sólo uno de cada cuatro consultados opina que la situación de la empresa mejorará de aquí a un año.
La proporción que considera que la empresa estará peor aumentó 21 puntos respecto del primer trimestre de este año y 30 puntos con relación al 2007.

Peor

La caída de la calificación positiva se intensificó en el segundo semestre. Más de la mitad de las empresas indica que están peor que en el primer semestre. Por primera vez son más los que esperan que de aquí a un año los negocios empeoren: el 35% cree que pasará eso. Los que opinan que la situación mejorará son el 23%.
Una razón para el cambio de expectativas es que la mitad de las empresas declara que las ventas son inferiores a las de hace un año. Menos de un tercio espera que aumenten el año próximo. El 38% señala que la demanda laboral está disminuyendo con relación al primer semestre y el 34% opina que en los próximos seis meses continuará bajando.

Demanda laboral

La reducción de la actividad y las menores expectativas para 2009 han afectado la demanda laboral. El 38% señala que está disminuyendo con relación al primer semestre, y el 34% opina que en los próximos seis meses continuará bajando.Un dato del cambio de tendencia es que el 60% de las empresas modificó las previsiones de demanda laboral que tenía al inicio del semestre: casi un tercio esperaba contratar más gente y un cuarto adicional no esperaba reducir la dotación.
Para el primer semestre del año próximo, las empresas están examinando medidas de ajuste de su demanda de trabajo. Las más probables son la reducción de las horas extras y la disminución de personal tercerizado. La contracción de la dotación propia es considerada muy o bastante probable por el 18% de las compañías.

La menor confianza recorta inversiones

La desaceleración de la inversión no es resultado únicamente del cambio de tendencia en las ventas o la rentabilidad sino de una pérdida de conf

Artículos destacados