Emprendedores que crean nuevos negocios como «por arte de magia»

Lejos quedó la idea de que la magia se circunscribe, principalmente, al ámbito infantil. Hoy se puede ver magia en todos lados: en la calle, en un casamiento o fiesta familiar y hasta en cualquier evento de tipo empresarial. Atentos a esta realidad, los magos han ido adaptando sus “trucos o ilusiones” con diferentes tipos de magia que se ajustan a estas circunstancias, como puede ser, por ejemplo, la magia “close up” o cara a cara (sin escenario de por medio).
“Hace aproximadamente cuatro años que se diversificó mucho el espacio de actuación del mago: hoy nos llaman para eventos sociales de todo tipo y no sólo para fiestas infantiles”, aseguró a Comercio y Justicia Max Shorton, mago y presidente del Círculo Mágico de Córdoba, la única institución con personería jurídica que está integrada por más de 20 magos locales.

Sin embargo, como sucede también en otros rubros, la crisis económica y la gripe A golpea de cerca su realidad. “Las contrataciones han disminuido en 70 por ciento respecto de años anteriores. Esta merma se empezó a notar a fines del año pasado, cuando las empresas decidieron reducir sus gastos y no contratar entretenimiento para los festejos”, dijo Miguel Valentini, también mago del Círculo Mágico. Al mismo tiempo, agregó que todavía no han recibido muchos llamados para el festejo del Día del Niño.
Ante esta situación, una opción es comercializar sus propios “trucos” a otros magos en congresos especializados. “Soy ‘dealer’, lo que significa vender artículos de magia. En los congresos alquilo un espacio y comercializo productos fabricados por mí (inventos) o comprados en el exterior para revenderlos. Se puede decir que es una nueva unidad de negocios”, agregó Max.

Pero a pesar de estas nuevas “aristas” del negocio de la magia, los magos reconocen que “todos tienen otra actividad” ya que es muy difícil vivir sólo de esta profesión. “Cuando uno empieza a interesarse por la magia, lo hace simplemente por gusto o hobby, sin pensar en obtener un rédito económico. Nadie es mago por el dinero. Pero cuando te empezás a perfeccionar, te das cuenta de que se puede profesionalizar esta actividad”, completó Gustavo Rujinsky.
Por otra parte, los libros y películas de Harry Potter, la realización de congresos de magia en el interior del país, la participación de magos en programas televisivos como el de Tinelli y la presencia de magos internacionales como David Copperfield en la Argentina, fueron algunos de los motivos por los que esta disciplina cobró un protagonismo más grande y despertó mayor inquietud entre las personas, según Gerardo Rui, otro representante del Círculo.

Lo anterior hizo que, desde hace unos años, la magia esté presente en varios formatos y que se adapte a cada situación en particular. “Por ejemplo, para los eventos empresariales o para casamientos, lo que más se utiliza es la micromagia o magia “close up”, en la cual el mago pasa por cada mesa haciendo trucos. Después está la magia de salón, que involucra a un número mayor de personas y es necesario un micrófono; y luego se encuentran las grandes ilusiones, que son las que suceden en un teatro especialmente acondicionado”, precisó el mago Emiliano Terrera.

Sin regulación

Por su parte, Tomás Valebellia, quien tiene más años d

Artículos destacados