Electroingeniería apuesta a una “cocina de culturas”

En la avenida Julio A. Roca 491, en pleno corazón del barrio Bella Vista, la Fundación Electroingeniería puso en marcha el centro de expresión “Cocina de Culturas”. Inaugurado pocas semanas atrás, el espacio funciona como una verdadera cocina, donde se mezclan las vidas culturales de los barrios cercanos, junto a los distintos públicos que consumen habitualmente arte en Córdoba. Se trata de una importante iniciativa de la Fundación Electroingeniería, como parte de una política de desarrollo en aquellas comunidades donde asienta sus negocios.

Para conocer los detalles sobre el emprendimiento, Comercio y Justicia entrevistó al ingeniero Carlos Bergoglio -tesorero de la entidad sin fines de lucro- quien explicó que el desarrollo de este tipo de proyectos está dentro de los objetivos de la Fundación. “La mayor parte de los recursos van hacia la educación. La cultura es parte del entorno educativo y nosotros consideramos que lo que acá se hace va en la misma dirección”.

Por su parte, Gabriela Borioli, directora del centro cultural, aseguró que el espacio apunta “a difundir la cultura popular” y reconoció que “la Fundación está invirtiendo para la calidad” de los productos ofrecidos, que son “populares en el sentido de difundir lo latinoamericano, lo nacional”.

La obra
“Éste era un edificio abandonado. En la planta alta hubo que hacer toda la estructura civil de nuevo, columnas y hormigonado nuevo porque se encontraba bastante deteriorado”, reveló el ingeniero.

El ex supermercado Mas fue adquirido por la compañía para desarrollar un complejo de 100 departamentos. A partir del sector “que sobró” surge la idea de fundar un nuevo espacio cultural para la ciudad.

La ‘puesta a punto’ del lugar demandó una inversión de más de dos millones de pesos, que se destinaron principalmente a “la refacción arquitectónica, equipamiento de cocina y una gran inversión en equipos de audio e iluminación”, detalló Bergoglio.

El desafío: sostenerse
El empresario reconoció que el espacio no camina sólo todavía y que la entidad lo sostendrá hasta tanto se consoliden los ingresos provenientes principalmente del resto-bar y de las entradas a espectáculos.

“El bar es una concesión bastante integral”, aseguró Bergoglio, y explicó que el mismo concesionario “lleva la parte de bar-restorán y también provee  mantenimiento de la infraestructura y servicios”. La carta integra una oferta variada de platos regionales e influenciados por la cocina europea.

Más información

Artículos destacados