El sector vitivinícola exige acciones para sostener el empleo y la producción

Requiere medidas para mantener en funcionamiento la industria, impactada por
lapandemia de coronavirus que atraviesan el país y el mundo

Ante el impacto de las medidas tomadas en virtud a la situación de emergencia sanitaria en el país, la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) presentó un conjunto de demandas que pretenden resguardar la producción y a sostener el empleo en el sector, y están relacionadas con el mercado interno, las exportaciones, el enoturismo, los costos de producción y el financiamiento.
Las medidas solicitadas están vinculadas a sostener el funcionamiento de la cadena vitivinícola que también siente el impacto de la pandemia de Covid-19 que atraviesan Argentina y el mundo.
Estas propuestas fueron elevadas y consensuadas por las distintas cámaras y entidades con representación de las provincias que integran el directorio de la corporación público-privada responsable de llevar adelante el Plan Estratégico Vitivinícola 2020.
Entre las principales acciones propuestas, la entidad solicita aumentar los reintegros a las exportaciones para los productos vitivinícolas, para compensar los tributos interiores que los exportadores pagan en las distintas etapas de producción y comercialización.
Asimismo, la corporación propone ampliar el plazo establecido para el ingreso y liquidación de divisas en el país como producto de las exportaciones, llevándolo de 180 días a 270 días como máximo. Esta solicitud obedece a las dificultades registradas por el sector productivo para hacer efectivo los cobros por exportaciones en los mercados internacionales, como consecuencia de las restricciones que impone el coronavirus.
Además, la institución sugiere un esquema de incentivos para los ingresos de divisas al país, el cual consistiría en obtener una bonificación en la tasa de derechos de exportación en función al plazo registrado entre la oficialización de las exportaciones y el ingreso efectivo de los fondos.
Por otro lado, propone a acelerar los plazos de devolución de IVA para los establecimientos vitivinícolas, llevándolo a un período promedio de 30 días.
“Las empresas exportadoras, especialmente las pequeñas y medianas, tienen importantes saldos de IVA crédito a recuperar. Además, como consecuencia de los saldos de IVA y la lentitud en el recupero se producen costos, uno ellos es el costo financiero, erosionando la capacidad crediticia de las empresas, especialmente las pymes, y quitando posibilidad de aplicación de fondos a inversión, empleo y capital de trabajo”, explicaron fuentes del sector.
También se reclama disponer con mayor celeridad de los reintegros por exportación, ya que por su carácter, éstos se pueden cobrar y utilizar para compensar obligaciones impositivas con el Estado o se pueden transferir a proveedores (cadena de pagos) que tengan obligaciones impositivas.
En otro punto, la institución recomienda que la Dirección General de Aduanas facilite la presencia de personal en las empresas exportadoras, ya que aquellas empresas que no cuentan con sistema de monitoreo por cámaras (altos costos involucrados), no consiguen autorizaciones para despachos de exportación, puesto que no hay presencia física de personal de Aduanas.
En otro punto, Coviar relató que en ciertas jurisdicciones del país se está prohibiendo el ingreso, la circulación y la venta de productos vitivinícolas y de esa manera no se cumple con lo establecido por el decreto 297/2020. Por ello, reclama que no se interfiera en la comercialización de productos de la cadena vitivinícola, ya que esto genera un grave perjuicio para productores, establecimientos y al sector en general.
A la fecha, los municipios que han establecido prohibiciones se encuentran en Córdoba, Catamarca, Chaco, Jujuy, La Rioja, Misiones, Neuquén, Salta y Santiago del Estero.
“Es preciso considerar que el vino es un alimento al incluirse en el Código Alimentario en su Capítulo XIII -Bebidas Fermentadas mediante los art. 1092 al 1107. Y que, a través de la ley 26870, se declaró al Vino Argentino, la Bebida Nacional”, se destacó.
“Con producción en 18 provincias del país, la vitivinicultura es una cadena productiva mano de obra intensiva y de alto valor agregado, clave para el desarrollo de las economías regionales”, agregaron los representantes de la entidad.
Entre otras medidas, el sector solicita que se incluya a las vinotecas dentro de las actividades exceptuadas del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio por ser parte de las industrias de alimentación, su cadena productiva e insumos.
También, reclama incluir a establecimientos de turismo vitivinícola en el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción que dispone la postergación o reducción de hasta 95% del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino, como también la asignación no remunerativa abonada por el Estado para todos los trabajadores y trabajadoras en relación de dependencia.
Además, y dada la coyuntura e incertidumbre en la industria, Coviar propone la disminución de tarifas eléctricas para la cadena vitivinícola en sus diferentes eslabones: producción primaria y establecimientos.
Finalmente, la entidad reclama acceso a créditos para empresas con el fin de brindar previsibilidad financiera y afrontar el pago de salarios y demás compromisos asumidos mientras se extienda la situación de anormalidad. Asimismo, pide la implementación de líneas de financiamiento para alcanzar eficiencia en el manejo del recurso hídrico, principalmente para pequeños y medianos productores regantes electro dependientes, afectados por la crisis hídrica y los altos costos energéticos.