El lugar de privilegio del que gozan las mascotas impulsa un próspero negocio

Lejos de los efectos de la crisis internacional que provoca una caída de las ventas en todos los rubros, un negocio que viene posicionándose en forma contundente es el de los pet shops o tiendas para mascotas.
Desde hace 15 años en Argentina se viene acentuando la tendencia social que reposiciona a la mascota en el hogar familiar. “Cuando antes el perro estaba afuera, hoy ocupa un lugar central para los matrimonios que no quieren niños o bien que eligen tener pocos hijos”, comentó a Comercio y Justicia el titular de la Veterinaria Alem, Horacio Kantor.
A esto se le suma la innumerable cantidad de solteros y solteras que “buscan en los animales” una compañía.
Con todo, la demanda de servicios, alimentos, productos medicinales, juguetes y accesorios para mascotas viene aumentando con fuerza, principalmente durante estos dos últimos años en Córdoba.
Según informaron desde el Colegio de Veterinarios de Córdoba, en la provincia existen 500 veterinarias y 300 Pet Shops, de los cuales (en total) 180 están habilitados en la ciudad de Córdoba.

“Se pasa del viejo concepto de Hospital al de centro de diversión, donde se cambia el dolor por el placer y se ofrecen objetos exóticos y divertidos para animales”, dijo el especialista de Veterinaria Alem, la primera en incursionar con el modelo en Córdoba hace 15 años atrás.
Con todo, la rentabilidad anual del negocio es de entre el 25 y el 30 por ciento, según precisó Kantor. En tanto, para instalar un local de estas características, se debe pensar en un inversión inicial de 150 mil pesos.
Forrajerías
Otra señal de crecimiento del sector es la cantidad de negocios que venden al por menor forrajes para animales. De acuerdo a una estadística arrojada por la Municipalidad de Córdoba, existen cerca de 195 locales habilitados.
Aquí radica un problema que atañe a los profesionales veterinarios y a los consumidores de productos para animales. “Proliferan las forrajerías con venta ilegal de productos zooterápicos”, dijo el profesional Alberto Mayo del Colegio de Veterinarios.

A diferencia de las veterinarias y pet hsop, este tipo de locales no requiere de regentes veterinarios como responsables. “La venta ilegal de zooterápicos sin prescripción del profesional puede ocasionr perjuicios para la salud del animal y de los humanos (pulguicidas que sevenden como peliculicidas o antibióticos mal usados que pueden generar resistencia bacteriana en las personas)”, explicó Mayo, vocal del Consejo Directivo del Colegio.
Según el útlimo relevamiento realizado por el Colegio, existen en la provincia 329 forrajerías en infracción, de las cuales 96 están en Córdoba.
Desde la entidad explicaron que ellos realizan las denuncias y es la Secretaría de Agricultura y Ganadería de la Provincia la que debe actuar. “Depende de la autoridad del momento, antes se los clausuraba, ahora se los visita y se los intima a que reviertan la situación. Supuestamente por ley, de no responder, se los debiera clausurar”, explicaron desde el Colegio.
La Municipalidad por su parte, si bien se encarga de la habilitación general del negocio, no tiene cómo enterarse si en él se expenden productos medicinales ya que pueden estar “encubiertos”. Desde el área de Habilitación de Negocios señalaron que de “no recibir una denuncia particular sobre la venta de zooter&aa

Artículos destacados