El Gobierno autorizó a 26 empresas a incrementar sus precios este mes

En algunos casos es el segundo aumento que se permite en lo que va del año. Sin embargo, los ajustes son en porcentajes bajos y oscilan entre 2% y 2,95% en el caso de artículos de primera necesidad.

En las primeras tres semanas de junio, la Secretaría de Comercio Interior autorizó veintiséis empresas a aplicar subas en las listas de precios de sus artículos.

El visto bueno oficial para ajustar precios en este mes ha sido uno de los que más empresas benefició y la evolución de las autorizaciones en la primera mitad del año fue paralela a la de la inflación calculada por consultoras privadas. Estos organismos estimaron   una fuerte aceleración del costo de vida en el primer trimestre de 2010, con una suba mensual promedio de dos por ciento, pero que luego cedió.

La mayor parte de los aumentos fueron aplicados a artículos alimenticios o de consumo diario. Las últimas subas correspondieron a Johnson & Johnson, Sadia, La Virginia, Celulosa Campana, Frigorífico Rizoma, Kimberly Clark y Danone Argentina, mientras que a partir del próximo jueves llegarán a las góndolas las nuevas listas de precios de Nivea, Colgate-Palmolive, Quickfood, Dellepiane, Fargo, Mendía y la bodega Concha y Toro, con subas que oscilan entre dos y 2,95 por ciento.

En algunos casos se trata de la segunda suba de precios autorizada en lo que va del año, como sucede en los casos de La Virginia, Ceras Suiza, Isenbeck y Celulosa Campana.

Diferenciación

Los aumentos se diferencian en tres categorías: masivos, selectivos y premium.  De esta forma, el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, busca proteger el poder adquisitivo de los hogares de menores recursos, autorizando subas más moderadas para los productos identificados como “masivos”, una categoría en la que se incluye desde la leche en sachet (sin ningún tipo de aditivos) hasta los fideos más baratos o los aceites mezcla.

Para estos productos, los aumentos autorizados oscilan entre dos y cuatro por ciento, mientras que para los “selectivos” la banda oscila entre cinco y siete por ciento, trepando en el caso de los premium hasta nueve por ciento.

Artículos destacados