El formato de franquicias crece a ritmo sostenido en cuanto a marcas y locales

El otorgamiento de franquicias vivió en enero y febrero pasados el mejor período de los últimos diez años. Durante 2013, el sistema se mantuvo con respecto al año anterior. Para 2014 se prevé un vuelco de inversores a esta opción. Vaticinan sostenimiento de la inflación y advierten de caídas graves en caso de estanflación.

El formato de franquicias ha sostenido su ritmo de crecimiento durante 2013 en relación con 2012 en cuanto a desarrollos de marcas bajo esta modalidad y aperturas de nuevos locales.

Contra todo pronóstico pesimista que se hacía para este año, al parecer, la base sirvió para contrarrestarlo. “Realmente nos vimos sorprendidos por lo ocurrido en el primer bimestre.

Tuvimos y tuvieron nuestros clientes el mejor enero y febrero de los últimos 10 años, tomando como referencia el otorgamiento de franquicias”, afirmó Pablo Pascolo, director-consultor de Centrofranchising.

En función de este comportamiento, las expectativas para el año en curso son promisorias.

“Respecto al otorgamiento de franquicias en los análisis previos, imaginábamos que las tasas que ofrecían los bancos para colocaciones a plazo fijo (llegaron a 28% en algunos casos) causarían un vuelco hacia esa opción, enfriando los proyecto de invertir en franquicias, pero a casi tres meses vista esto no sucedió y el ritmo de otorgamientos creció respecto a años anteriores”, apuntó el especialista.

En cuanto al ingreso de nuevos “jugadores” o marcas que se convierten en franquicias, sí es posible que se note más el efecto estanflación. “Las empresas están monitoreando muy de cerca los costos e intentando retener personal ante la baja gradual del consumo, de modo que postergarán proyectos de desarrollo para el futuro. No obstante, será de muy inteligentes los que se preparen -formalicen su sistema- en esta época de turbulencia económica, ya que los despegues suelen ser aprovechados para los que están agazapados en la línea de partida”, indicó Pascolo.

Sectores que se consolidan
Los rubros de gastronomía, indumentaria y entretenimientos se están desarrollando a ritmo sostenido durante estos últimos cinco años y, según el especialista, “tienen mucho por crecer aún en el país”.

“A pesar de que todavía seguimos sin ley de franquicias en nuestro país, son constantes los nuevos rubros y conceptos que se incorporan al sistema y comienzan a otorgarlas”, apuntó.

Algunos de los rubros que se animaron a incursionar en el formato son pistas de skate; sistema de brackets invisibles; arrendadoras nacionales de autos; agencias de viajes; medicina estética; ópticas; ropa de trabajo; papeleras; y artículos de outdoor, entre otros, según recordó el director de la consultora.

Pascolo anticipó que la saturación del mercado aún está lejos, aunque observó que hay una mayor participación de localidades del interior e incluso del interior del interior, tanto en la consulta como en la concreción de toma de franquicias, lo cual presenta nuevas oportunidades de desarrollos en las grandes capitales.

“En 2013 nos sorprendieron por su performance ciudades como San Francisco (Córdoba), Victoria (Entre Ríos), Formosa (el local de Café Martínez estuvo entre los 10 de mayor facturación de la cadena), San Juan, Río Gallegos y Santa Fe, entre otras”, especificó.
Gestionar en la inflación

“Lamentablemente, por la tendencia de los últimos meses y la falta de reacción del gobierno, deberemos acostumbrarnos a gestionar negocios en contexto inflacionario. Será insostenible el manejo de los costos en la cadena comercial si éstos no se trasladan al precio que debe pagar el consumidor final. Tanto paritarias como aumentos de servicios, impuestos inmobiliarios y provisión de insumos hacen que tanto franquiciantes (en origen) como franquiciados deban constatar casi semanalmente la estrategia de precios que permita mantener equilibrado el negocio”, relató Pascolo, quien entendió que la situación podrá ser “piloteada’ medianamente en contexto inflacionario” siempre y cuando “no caiga el consumo”. No obstante, advirtió de que si se produce el fenómeno de la “estanflación”, con desaceleración del consumo, escalada desenfrenada de precios y pérdida del empleo, la situación “no se podrá soportar”.

Desafíos
Según Pascolo, el sector deberá enfrentar los siguientes desafíos este año:
-Intentar mantener los negocios equilibrados, soportando la presión inflacionaria e impositiva.
– Sostener el personal concienciándolo del momento por el que atraviesa la empresa. Comprometerlo a un esfuerzo mayor para sostener el negocio.
– Sostener el nivel de ventas y destacarse de la competencia, aplicando creatividad e imaginación en el plan de acciones.
-Negociar con toda la cadena de valor para lograr condiciones “favorables” y medianamente previsibles en el mediano plazo (abastecimiento, precios, plazos, picking de mercaderías, etcétera).
– Aprovechar al máximo las oportunidades de nuevas aperturas.
– Mantener motivado al franquiciado para que defienda la rentabilidad.

Tendencias relacionadas con los franquiciantes
– Profundización en el cambio del perfil de franquiciado ideal.
– Concentración en el monitoreo del impacto inflacionario y traslado a los precios.
– Inevitable profesionalización del sistema.
– Marcas trabajan en el desarrollo del mercado externo.

Artículos destacados