Digitalización e impuestazo amenazan sector fotográfico

En caso de aprobarse el impuestazo tecnológico, la industria fotográfica argentina podría perder 25 mil puestos de trabajo, que se sumarán a los 30 mil desempleados en los últimos dos años. A su vez, según pronostican fuentes del sector, las ventas caerían en 30%.

La industria fotográfica actualmente emplea a más de 33 mil trabajadores en todo el país, mediante los distintos puestos de la cadena de fabricación de insumos y procesamiento de fotografías.

Frente al proyecto del Poder Ejecutivo que pretende proteger la industria electrónica de Tierra del Fuego, la Cámara de la Industria Fotográfica Argentina (CIFA) enfatiza su preocupación y alerta que de sancionarse la medida, se “perderían 25.000 fuentes directas de trabajo en todo el país”.

Esto se sumará a las pérdidas que ya viene sufriendo la industria con el avance de la tecnología digital. “El auge de las cámaras digitales ha hecho que desaparezca el rollo, con lo cual en los últimos dos años hemos perdido 30.000 puestos de empleo”, aclaró el presidente de la cámara, José Russo.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

“Estamos convencidos de que duplicando el parque actual de cinco millones de cámaras, los recuperaríamos y volveríamos a los 50.000 empleos", agregó el empresario.
Al mismo tiempo, advirtió que para ganar rentabildiad y lograr volúmenes de impresión que garanticen la continuidad del canal fotográfico, se necesitaría alcanzar en el corto plazo un parque de cámaras fotográficas digitales no menor de 10 millones.

Por eso mismo, justificó la necesidad de “continuar importando equipos para salvar la industria fotográfica, que depende de la posventa del dispositivo".

En ese sentido, la cámara solicita que se vuelvan a recategorizar las máquinas como un bien de capital o bien informático".

“El actual proyecto las tipifica como bienes suntuarios, esto es, productos de lujo, lo cual va en contra del cierre de la brecha digital, del creciente uso en el desarrollo de diversas actividades educativas, científicas, de investigación, en las que son consideradas herramientas de competitividad sumamente necesarias”, agregó el vocero del sector.

Con todo, la sanción de la ley incrementaría entre 25 y 30% el precio de las cámaras digitales, lo que repercutirá en una caída en las ventas de 30 por ciento. Los voceros del sector recuerdan que son productos no gravados hasta el momento, que no se producen en el país y que ni siquiera se están ensamblando aquí. "La nueva carga impositiva incrementará el precio final de los productos y retraerá la compra de los consumidores, principalmente en los sectores de menores recursos, a la vez que favorecerá su adquisición mediante canales irregulares", finalizó Russo.

Mercado local
Córdoba cuenta con 250 comercios que en promedio emplean a siete trabajadores cada uno, totalizando los 1750 puestos de trabajo.
Por servicios fotográficos, estos establecimiento facturan un total de 90 millones de pesos al año, con un aumento de la actividad en primavera y v

Artículos destacados