Diciembre, el peor mes en seis años para la venta de campos

La caída fue de 17,87 % según la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales. Las pocas unidades que se venden son por necesidad. La rentabilidad ha caído casi 50% para un referente local. 

Las ventas de campos rurales en el país han registrado en diciembre pasado el peor mes de los  últimos seis años, según la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR) que publicó su Índice de Actividad del Mercado Inmobiliario Rural (InCAIR).

En diciembre el InCAIR registró una caída del 17,87 por ciento y, mirando la variación inter mensual, registró una baja de 22,5 por ciento.

«Estos números marcan claramente el reflejo de la crisis en la que está sumergido el país. Las condiciones globales ayudarían a una pronta recuperación, pero el tándem “política-economía” daña seriamente los intentos de recuperación», destacó el comunicado de la entidad. 

Los representantes de la cámara explican que la situación se debe al aumento de las retenciones, a los múltiples tipos de cambio, a la presión impositiva récord y  a la incertidumbre generalizada.

Por su parte, el representante inmobiliario de Córdoba, Alfredo Almeida, explicó que la venta se mueve de manera muy irregular y aleatoria, y sólo en los casos de necesidad, es decir, “quienes han tenido campo por años y no lo han sabido manejar, los quieren vender”, según aclaró. También, entre los pocos que se venden, son aquellos que se derivan de una herencia. Por el contrario, no se mueven campos impulsados por la necesidad de hacer negocio, es que “ entre los impuestos, los insumos que han aumentado en dólares, las ganancias de hoy son del 50% de lo que significaban años atrás”, según advirtió. 

Dada las circunstancias es muy difícil generalizar un comportamiento en la compra y venta de unidades rurales,  por otra parte, en el caso de la venta de un campo agrícola, y dependiendo de la zona, se logra en caso de que el precio esté acomodado y haya financiación. 

En cuanto a los precios, dijo que se mantienen en algunas zonas, y en otras, han bajado “Los precios  se mantienen a nivel país, por caso, una hectárea ganadera puede costar entre US$350 y US$ 3500, dependiendo de la ubicación, si hay que armarlo o ya está armado”, apuntó.

Para lo que resta del año, entiende que entre febrero y marzo podrá reactivarse el sector, sobre la que deposita esperanzas para los rindes ganaderos, por cuanto se ha abierto la exportación. También, se avizora una buena cosecha, con lo cual, podría despuntar otros movimientos. 

Artículos destacados