Consumo en súper locales disminuye en hasta 10%

Desde fines del año pasado el consumidor de alimentos y bebidas ha ido modelando su comportamiento. La incertidumbre que provoca la crisis internacional y el contexto político y prelectoral que se vive en el país acentúa esa tendencia mes a mes.
Según un sondeo realizado por Comercio y Justicia en cadenas de supermercados locales, las ventas en volumen han caído entre cinco y diez por ciento durante el mes de abril con relación al mes anterior. Si bien las bajas se observan desde el año pasado, éstas se acentúan mes a mes, según explicó Benjamín Blanch, presidente de Supermercados Buenos Días.

Esto se debe principalmente a que el consumidor compra menos cantidad de mercadería y a que, a su vez, -entre las marcas conocidas o referidas- opta por la de menor costo, dijo el referente de Buenos Días, con 27 sucursales en la provincia.
“Los artículos de primera necesidad se siguen vendiendo bien, pero en menor cantidad. El consumidor busca precios bajos y ofertas”, añadió Blanch.
Por su parte, el director de Cordiez, Ricardo Brasca, calculó una caída general en las unidades vendidas durante abril de alrededor de 5 por ciento.
Coincidió con su par de Buenos Días con relación al comportamiento del cliente. “De las primeras marcas, como una mermelada La Campagnola o Arcor, el cliente compra la de menor precio”, remarcó Brasca, representante de las 33 sucursales que la cadena posee en Córdoba.

Ambos empresarios señalaron que hasta el momento no se ha generado “un vuelco del consumidor hacia terceras marcas o marcas alternativas”, al tiempo que asintieron que todavía no se observan “microemprendimientos destinados a reemplazar -con precios bajos- productos instalados”.
“Las primeras marcas siguen teniendo mucha publicidad por lo que no es fácil para otras empresas ocupar su lugar por más económico que sea el precio ofrecido”, vaticinó Blanch.
“Si la crisis se profundiza, con seguridad aparecerán microemprendimientos tendientes a fabricar marcas alternativas, tal como sucedió en el 2001”, acordó el gerente general de Mariano Max,Juan Carlos Martín.

Para este supermercado, las ventas se mantuvieron estables con relación al mes anterior debido a que el consumidor de estos locales sólo cambió el mix de consumo.
“Ha caído la venta de los productos que no son de primera necesidad, como por ejemplo los vinos premium, en cambio sí se ha recuperado la venta de productos de consumo masivo”. El directivo agregó que durante abril han recibido los tiquets “Vale lo nuestro” que “mueven la aguja para arriba” en cuestiones de volumen.
A pesar de que la balanza no se movió con relación al mes anterior, Martín sostuvo que la rentabilidad sí se vio perjudicada.

Artículos destacados