Concesionarias de autos importados reclaman retención de 5.000 coches

En Córdoba todavía hay stock y el problema podría afectar más adelante sólo algunas marcas que no se fabrican en el país.

La importación de coches importados, sujeta a las trabas de la Secretaría de Comercio, que tiene retenidas en aduana unas cinco mil unidades, no afecta todavía a Córdoba, que dispone de stock para su comercialización.

Así, lo informó el presidente de la Cámara del Comercio Automotor Sebastián Parra, quien aseguró que la limitación esta sujeta a una negociación que realizan las concesionarias con el gobierno nacional. Las complicaciones con los coches importados surgieron luego que se los incluyó en la extensión de la lista de los productos sujetos a Licencias No Automáticas (LNA), como autos de categoría premium.

Parra agregó que el tema no está definido y que el problema afecta sólo a unas pocas marcas que no fabrican en el país, como es el caso de las coreanas Hyunday y Kia , la alemana BMW y la china Chery. “El resto puede compensar con sus exportaciones y no tienen problemas, como Citroën, Fiat o Renault”, explicó el dirigente empresario.

Subas de precios
Las concesionarias porteñas más perjudicadas hasta ahora por la medida han denunciado la retención de unos 5.000 coches en la aduana del puerto de Zarate. El trámite de internación podría extenderse hasta seis meses, según la resolución que amplió a 600 las posiciones arancelarias afectadas por la LNA.

La principal consecuencia de las trabas es que los usados de alta gama resultan hoy hasta 15% más caros, dicen los concesionarios.

Sin embargo, el operativo “cerrojo” lanzado por el Ejecutivo para desalentar el ingreso de vehículos del exterior y controlar la salida de dólares ha sido aceptado por algunas marcas.
El plan bautizado por el Gobierno como “1 a 1” – por cada dólar en autos importados se deberá exportar por igual cantidad – fue aceptado por la firma Volkswagen. Esta terminal, debido en gran parte a las fuertes exportaciones de cajas de cambio que produce en su fábrica de Córdoba, dispone de margen para compensar.

“Un dólar de exportación habilita a un dólar de importación”, fue la contundente frase de la ministra de Industria, Débora Giorgi, a la hora de explicarles a todos los directivos del sector la nueva política del Gobierno.

Mercedes Benz sería la próxima marca en equilibrar la balanza comercial, tal como pretende el Ejecutivo, a lo que luego se sumarían Ford, Peugeot y las locales Renault y Fiat, entre otras. Las que no gozan de producción nacional serían las grandes perjudicadas en caso de no arribarse a un acuerdo. En este amplio listado, se encuentran aparte de las ya nombradas compañías como Chrysler, Alfa Romeo, Mitsubishi, Volvo y Porsche y la inglesa que fabrica los Mini Cooper. Estas marcas son las que están bloquedas en Zárate y el plazo para permitir su ingreso se podría extender por seis meses, según la normativa.

Artículos destacados