Campo: se consolida la baja y vuelve el arrendamiento en cuotas o porcentaje

Previo al encuentro Agronegocios Argentina Visión 2020, el CEO de ADBlick Agro indicó que el principal desafío del sector es generar economías de escala para reducir los costos.

El próximo martes 24 de junio, ADBlick Agro, empresa especializada en negocios de agro, junto con el IAE Business School y el Centro de Agronegocios de la Universidad Austral, organizan el segundo encuentro de reflexión – Argentina Visión 2020 – Agronegocios motor de desarrollo, un espacio para pensar el futuro y la inserción al mundo de Argentina y su potencial.
El panel de oradores estará compuesto por Martín Losteau, economista y diputado nacional; Carlos Pagni, periodista, columnista del diario La Nación; Teo Zorraquín , asesor ACREA y productor agropecuario; Ariel Casarin, profesor de Estrategia de Escuela de Negocios; Gustavo Grobocopatel (Presidente Grupo los Grobo) y Federico Braun, presidente Supermercados La Anónima, entre otros.

Previo al evento, Comercio y Justicia entrevistó a José Demicheli, CEO de ADBlick Agro y ADBlick Granos, quien opinó sobre el mercado, sus vaivenes y las campañas.

– Ha decrecido la producción ¿Qué alternativas de ajuste están planteando desde el sector?
– La pasada campaña se acentuó la baja en arrendamientos, marcada por la salida de algunos grandes pooles. Habiendo cerrado una campaña floja en 2013, se consolidó la baja y se volvió al sistema de arrendamientos a cosecha, en cuotas o a porcentaje. El área sembrada por ADBlick se mantuvo, priorizando los cultivos que generan mayor rentabilidad. Nos hemos consolidado en girasol alto oleico y colza con muy buenos resultados.

-¿Cuáles son las medidas económicas que mayormente impactan al sector?
– La devaluación de enero dio un aire al sector exportador, pero sin un control de la inflación el efecto neto al finalizar la campaña es neutro. Los costos siguen avanzando y las restricciones para exportar complican aún más la situación. El tema del IVA no es menor dado que su depreciación impacta directamente en resultados.

-¿Cuáles son los principales desafíos de las empresas productoras o bien, de las que de alguna manera participan del ciclo de producción de cultivos?
-El desafío es ser eficientes productores, generando economías de escala para reducir los costos. Focalizar en los cultivos que generen mejores resultados considerando su rotación, doble ciclo y agricultura por ambientes.

-¿Cómo se está desarrollando la exportación y qué efectos existen en torno a los desajustes causados por los precios internacionales? ¿Cómo lo está manejando el sector?
-Ante la laxedad de tasas internacionales, las commodities han marcado máximos y el panorama parece continuar. Traducido al mercado interno hay una gran cautela respecto de las liquidaciones, buscando generar acuerdos comerciales con liquidez pero asegurando buenos precios.

– ¿En este país, donde los cambios son moneda corriente, de qué manera las empresas pueden elaborar estrategias de negocios para el bien del sector? ¿Cuáles son las variables que manejan? ¿Cuáles son los desafíos?
-El dinamismo del sector ha generado mucha volatilidad y disparidad en resultados, especialmente en productores pequeños ajenos al contexto que aún mantienen una posición pasiva respecto de su entorno. Eso genera diferencias en cuanto a la forma de comercializar la producción, cerrar arrendamientos y contratistas. ADBlick como empresa genera todos los meses reuniones con expertos para identificar los riesgos, analizar la estrategia y adelantarse a las contingencias. Algunas de las soluciones: prever aspectos financieros, mejorar acuerdos comerciales e integrarse en la cadena de valor.

-¿Qué perspectiva hay para este año? ¿crecimiento, estancamiento, desaceleración?
-No vemos un gran crecimiento en el área sembrada; ADBlick sembrará 36.000 hectáreas en un proceso de consolidación de campos y zonas, haciendo foco en los cultivos más rentables. El agro argentino no puede reducir de forma tan abrupta la producción como otros sectores de la economía. Creemos que 2014 será un año de transición con 2015 de probable aceleración para desembarcar en 2016 con un panorama optimista, siempre y cuando se tomen decisiones acertadas en el plano político, exterior y económico.

-¿Qué debería cambiar para que el sector siga creciendo?
-Vemos que el sector ha sido castigado durante muchos años y aún así ha mantenido su vigencia siendo un motor para el desarrollo. El mundo sigue demandando alimentos y alineando algunos factores, generando un contexto positivo, Argentina tiene un potencial inmenso. Atraer inversiones extranjeras para generar infraestructura, y desarrollar tecnología, es traducirlo en crecimiento.

Artículos destacados