Cámara de Comercio local rechaza bancarizar ventas

De 90 mil bocas existentes en Córdoba, sólo 22 por ciento está contectado a un sistema on line. Asimismo existen 232 rubros, lo que  que complica su la aplicación.

La Cámara de Comercio de Córdoba dio a conocer su postura contraria al anun cio del gobierno de exigir a todos los establecimientos la obligatoriedad de aceptar el pago con tarjetas de crédito o de débito.
La entidad local se sumó así al planteo elevado al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, por la cámara arge ntina del sector, que planteó sus objeciones  a la propuesta oficial.
Según la cámara cordobesa, no se ha aclarado cuál es el verdadero objetivo de la medida, debido a que primero se habló de paliar la falta de billetes; luego de otorgar mayores posibilidades a los consumidores y luego de una bancarización compulsiva del comercio para el control  impositivo.
Los comerciantes se oponen a una medida de carácter general, sin considerar las particularidades de cada uno, como los montos distintos de facturación,  su  modalidad de venta y los  productos comercializados. La entidad  local sostiene que existen 232 rubros y subrrubros en el sector comercial y de servicios en la provincia de Córdoba. También, expresa que en Córdoba el nivel de operatividad con tarjetas es de 10% con débito y 42% con las de crédito, sobre el total que se comercializa, pero estos porcentajes corresponden a todos los rubros en promedio; no son iguales en todos los rubros ni en todos los comercios de un mismo rubro.

Añade que la implementación de una obligación como la anunciada supondrá serias dificultades de implementación. Sobre 90.000 bocas de expendio de todo tipo, solamente 22% están conectadas a un sistema de validación de tarjetas y en este caso tampoco la distribución es pareja. No es lo mismo la realidad de Capital Federal que la del interior y menos aún la del interior del interior. Hay zonas en Córdoba donde ni siquiera hay líneas telefónicas disponibles, menos acceso a Internet. El ente mercantil asegura además que con los costos que supone la instalación, mantenimiento y operación de un sistema de validación, para muchos comercios se transformaría en un gasto fijo irrecuperable, cuando es escasa la demanda de compra con tarjetas ya sea por el rubro o por la baja densidad de las poblaciones en los que operan los comercios.

Coincide, no obstante, la entidad con el criterio de que la bancarización –de la que fueron expulsadas miles de pymes por la aplicación del denominado “impuesto al cheque”– debería promoverse mediante una política inversa a la que produjo el desaliento a operar con los bancos.
Durante una audiencia realizada el pasado lunes 24, el presidente de la Cámara Argentina de Comercio planteó a Ricardo Echegaray la necesidad de considerar una aplicación gradual y por rubros de una medida como la anunciada, un piso de facturación por debajo del cual no se aplique la obligación y  no incluir en una primera etapa las tarjetas de crédito.

Artículos destacados