Calamuchita, un nicho para el mercado de las segundas viviendas

La saturación y los sobrecostos del desarrollo inmobiliario en las grandes ciudades lleva a que los inversores que eligen resguardar sus ahorros en ladrillos, muchas veces, miren con buenos ojos otras zonas quizás no tan explotadas.

Tal es el caso de las sierras de Córdoba, región en la que se destacan emprendimientos destinados, sobretodo, a la segunda residencia.

En este contexto, complejos de cabañas y hoteles conviven con otros productos de naturaleza habitacional, como condominios y barrios privados, náuticos o de montaña. “Esta variedad se expresa en un distinto tipo de clientes objetivo: los desarrollos de montaña atraen a un público de Buenos Aires, Santa Fe y el interior de Córdoba (en especial la pampa sojera), porque es gente que viene a buscar algo que no tiene en su zona de residencia habitual. Por el contrario, los que se ubican sobre costa de lago atraen al inversor cordobés que busca un lugar para escaparse el fin de semana”, explica Marcelo Roggio, de la desarrollista Sergio Roggio Resorts.

Según Analía Tuttolomondo, de la desarrollista Álamos del Plata, las razones del crecimiento de inversiones en las sierras de Córdoba tienen que ver con dos variables: una es la saturación y sobrecostos en las grandes ciudades, y la otra es que -al ser una región vinculada con el sector turístico- el mercado admite al cliente nacional y extranjero, no sólo local. Además, según Roggio, el inversor busca zonas que muestren “crecimiento sostenido y alta proyección”.

Entre las subregiones preferidas se destacan, según Tuttolomondo, los valles de Calamuchita y Punilla. Aunque los ejecutivos se ocupan de destacar que, más allá de esto, lo importante es desarrollar productos que den un valor agregado, ya que, como señala Roggio, “hoy en día no alcanza con lotear, dar agua y luz y salir a vender, porque el inversor exige servicios diferenciales”.

Más información

Artículos destacados