Caen depósitos y créditos con fines comerciales

En dos informes, el Banco Central reconoció esta semana una baja del crédito comercial y una reducción de depósitos. En lo que se interpreta como un efecto del concluido conflicto entre el Gobierno y el campo, el lunes se conoció el Informe Monetario de junio, que consigna una baja del crédito que, según el BCRA, obedeció al ajuste alcista de las tasas de interés que cobran los bancos por las financiaciones. Aunque no significativa, la baja del crédito comercial fue de 1,5%, pero mostró su primera contracción en cinco años.
La mayor reducción fue en los libramientos contra la garantía de documentos, que bajaron 2,4%, unos 460 millones. En total, los préstamos con destino comercial se contrajeron $ 580 millones. La cifra indica que hubo menos crédito operativo para las empresas, a la vez que el concedido resultó más exigente en plazos y caro en tasas. La incertidumbre económica fue facilitada por la tendencia bajista del dólar y los mecanismos caros para cubrir el riesgo cambiario por algunos meses, además de las elevadas tasas de interés que los bancos debieron convalidar.

También pisaron el freno los adelantos en cuenta corriente, que mostraron una baja de $ 280 millones, con una caída del 1,7% con relación al stock total de ese tipo de financiamiento. Sólo se expandió levemente el resto de las financiaciones comerciales, que aumentaron $160 millones. Las financiaciones mayoritariamente comerciales venían de crecer un 3,7% en mayo (expansión de $ 1.460 millones), registrando el mayor aumento del año. Y el stock de este tipo de préstamos venía de crecer 1,5% en junio de 2007, 3,8% en junio de 2006, 2% en junio de 2005 y 3% el mismo mes de 2004. Con todo, el stock total de préstamos en pesos al sector privado aumentó, en términos nominales, 0,8% en junio, por los desembolsos de los créditos ya otorgados y donde los bancos gozan de garantías reales. Se trata de créditos prendarios (+3,5%) e hipotecarios (+2,4%).
Las principales perjudicadas por el brusco cambio del acceso al crédito fueron las pymes, para las que los costos financieros se dispararon con mayor virulencia, lo que a su vez acortó plazos en la denominada cadena de pagos.

También ayer, el BCRA dio a conocer su Informe sobre Bancos de mayo, donde se anota la disminución de los depósitos del sector privado en $5.150 millones y la reducción de los activos líquidos en $2.900 millones. Los depósitos totales en el sistema experimentaron un leve retroceso, movimiento principalmente explicado por las colocaciones del sector privado. En el mes los depósitos del sector privado cayeron $5.700 millones, es decir un 3,4%, por la disminución de $3.300 millones en las cuentas a la vista (-3,8%) y, en menor medida, por la baja de $2.300 millones en las colocaciones a plazo (- 3,1%).
La evolución de los depósitos se produjo en un marco de incremento de las tasas de interés pasivas, principalmente para las colocaciones de mayores montos relativos. También explica la caída el incremento en la demanda de divisas, fenómeno que no estuvo vinculado con las condiciones del sistema financiero ni con las variables de la economía, dice el BCRA.

Cambio de curso de variables

Aunque no significativa, la baja del crédito comercial fue de 1,

Artículos destacados